"Deepwater Horizon" tenía una superficie de 132 metros de largo por 85 de ancho y podía perforar a una profundidad de más de ocho kilómetros. Los informes indicaban  que había 126 personas a bordo de las unidades de perforación en el momento de la explosión, 115 han sido evacuados de forma segura, pero la Guardia Costera sigue buscando a los 11 trabajadores desaparecidos de la Unidad Móvil de Perforación Mar Adentro (MODU).

Aunque la causa de la explosión aún se encuentra bajo investigación. El mayor problema, además de la búsqueda de los desaparecidos, es el daño medioambiental que puede producirse debido a los derrames de petróleo. Por eso, BP activó ayer una extensa respuesta en el Golfo de México, tras el incendio y posterior hundimiento de la plataforma de perforación. La compañía inglesa está ayudando a Transocean Ltd, dueña de la plataforma, en una evaluación del pozo y las aguas submarinas con vehículos operados remotamente.

Transocean Ltd es una de las mayores empresas contratistas de perforación mar adentro, y el proveedor de los servicios de gestión de todo el mundo. Cuenta con una flota de 140 unidades móviles de perforación mar adentro, a lo que hay que añadir otras tres en aguas ultra profundas que se encuentra en construcción.

BP también ha iniciado un plan para la perforación de un alivio por si fuese necesario. En ese caso, una plataforma de perforación cercana se encargaría de la operación.  Además se ha movilizado a una flotilla de buques y otros recursos necesarios.

El Presidente Ejecutivo de BP Tony Hayward, aseguró que "estamos decididos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para contener el derrame de petróleo y resolver la situación tan rápida, segura y eficiente como sea posible". Y resaltó que "no debe haber ninguna duda de nuestra decisión de limitar los escapes de hidrocarburos y proteger los ambientes marinos y costeros de sus efectos".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de