Importantes empresas europeas relacionadas con la madera, desde productores a empresas de venta, han firmado un manifiesto de WWF en el que piden a la Comisión Europea que asegure la correcta aplicación de las actuales leyes para evitar el comercio de madera de origen ilegal y corrija algunos de los agujeros que presenta actualmente la legislación. 

Además, una encuesta a consumidores europeos ha revelado un apoyo del 85% a mejores leyes que aseguren la legalidad de los productos de madera en el mercado. 

El Reglamento de la madera de la UE (EUTR, por sus siglas en inglés), está diseñado para mantener la madera de origen ilegal fuera de los mercados europeos, y se encuentra actualmente en revisión por la Comisión Europea.  

En un manifiesto dirigido a la Comisión Europea, 63 empresas y 7 agrupaciones empresariales relacionadas con la madera han afirmado que la tala ilegal “supone una amenaza significativa para los recursos forestales globales, y además contribuye a la deforestación, causa pérdida de biodiversidad y debilita la aplicación de las leyes perjudicando a los que actúan bajo su paraguas”. Entre los firmantes se encuentra la Asociación Española de Comercio e Industria de la Madera, que representa a 120 empresas en nuestro país y el Grupo Ferrovial.

WWF ha estado trabajando para llamar la atención sobre la necesidad de poner en marcha nuevas medidas para que la aplicación del EUTR sea efectiva, y da la bienvenida al apoyo de la industria en un momento en el que la legislación va a ser revisada y, por lo tanto, puede ser mejorada.

Además, según una encuesta en nueve países (Reino Unido, Alemania, Italia, Francia, Suecia, Países Bajos, Portugal, Bélgica y Romania), tres cuartos de los encuestados no eran conscientes de que productos fabricados con madera ilegal pueden comprarse todavía en la UE. El 85% dijo que era importante para ellos que se implementasen medidas para asegurar que nadie compre sin saberlo productos hechos con madera de origen ilegal.

Un 82% querían que la UE aplicara la ley de forma más consistente en todos los países comunitarios, y el 78% creía que el actual reglamento se debe aplicar a todos los productos fabricados con madera. 

Actualmente, el EUTR no cubre objetos como sillas, juguetes, libros, instrumentos musicales, pinzas para la ropa, entre otros muchos. 

“Nos satisfice comprobar el apoyo de las empresas y los ciudadanos a una regulación más fuerte, y la petición de que la ley incluya todos los productos que pueden fabricarse utilizando madera de origen ilegal. En términos de valor, ahora mismo menos de la mitad de los productos que entran en la UE están cubiertos por el EUTR”, ha declarado la responsable de política forestal en la Oficina de Políticas Europeas de WWF, Anke Schulmeister.

“La deforestación y la destrucción de los hábitats continua, y la madera ilegal puede acabar en nuestros libros, juguetes y sillas. Debemos actuar ahora que se está revisando la ley para asegurar la protección de nuestros bosques”.

El caso español es uno de los que debilita la aplicación del EUTR ya que, a pesar de que esta normativa entró en vigor en marzo de 2013, todavía no se está aplicando en España.

“La UE ha puesto a España entre la espada y la pared por su falta de voluntad a la hora de abordar esta problemática”, ha asegurado Elena Domínguez, coordinadora de mercados forestales sostenibles de WWF España. “Los ciudadanos quieren estar seguros de que no contribuyen a la destrucción de los bosques con sus compras, y el cumplimiento de esta ley es una gran herramienta para conseguirlo”, ha añadido. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de