El alcance de las minas de oro en el Amazonas peruano ha aumentado un 400 por ciento desde 1999 debido a la vertiginosa subida del precio del oro, causando estragos en la selva y devastando los ríos locales, según un nuevo estudio de la publicación Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). 

La evaluación, encabezada por Greg Asner de la Institución Carnegie para las Ciencias, se basa en una combinación de imágenes de satélite, estudio de los campos sobre el terreno y un avanzado sensor situado en un avión que puede medir con precisión la vegetación de la capa y subcapa forestal a una resolución de 1,1 metros (42 pulgadas). El planteamiento permite a los investigadores detectar los cambios en la capa forestal en zonas tan pequeñas de hasta 10 metros cuadrados, aproximadamente 100 pies cuadrados, permitiéndoles identificar miles de pequeñas minas clandestinas que no se habían detectado nunca a escala. 

Los resultados son serios: el alcance de las minas de oro en la región de Madre de Dios en Perú ha aumentado desde menos de 10.000 hectáreas en 1999 a más de 50.000 ha en septiembre del 2012. El índice de expansión subió de 5.350 acres (2.166 ha) por año, antes del 2008, a 15.180 acres (6.145 ha) por año, posteriormente. El aumento del precio del oro, combinado con el incremento del acceso a la región beneficiado por las nuevas carreteras, han llevado al repunte de la actividad minera.

"Nuestros resultados revelan un daño mayor de la selva que el registrado previamente por el gobierno, ONGs y otros investigadores" dice Asner, señalando que las pequeñas minas informales contabilizan en más de la mitad de la minería de la región.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de