El centro elaboró un Decálogo para minimizar el riesgo sísmico en España, que envió a todas las administraciones y partidos políticos.

Asimismo, añade que hay una propuesta de colaboración entre el Colegio y el Gobierno de Murcia a través del Plan Especial de Protección Civil ante el Riesgo Símico en la Región de Murcia (SISMIMUR) en materia de asesoramiento e información. De hecho, el Colegio designó a un experto para que periódicamente se desplazara a Murcia y colaborara en temas de prevención.

El presidente del ICOG, Luis Suárez, ha señalado que entiende que el tiempo geológico y el tiempo político son distintos, "pero es necesario que todas las Administraciones se vuelquen e interioricen el problema". "Hemos participado en reuniones, pero no se ha firmado el convenio para la formación e información de técnicos municipales y ciudadanos todavía", ha lamentado.

De esta forma, Suárez recuerda que el periodo de retorno en la falla de Alhama o Lorca-Totana es de unos 50 años, según la estadística histórica. En los últimos 400 años se han producido ocho terremotos destructivos en la zona. "Eso implica que podría producirse un terremoto de similar magnitud dentro de 10 años", ha alertado.

En esa línea, apunta que en el Decálogo se proponían medidas de formación y sensibilización a técnicos municipales en materia de riesgos sísmicos, así como información a ciudadanos sobre cómo actuar en caso de terremoto. El ICOG también pidió que se revisara la norma sismorresistente para que incluyera criterios geológicos y sismológicos.

Para finalizar, el Colegio valora de forma positiva que actualmente en todas las inspecciones técnicas de edificios se vayan a incluir criterios de peligrosidad sísmica. Aún así, recuerda que también es necesaria la obligatoriedad de los visados en estudios geotécnicos para "garantizar la seguridad de las edificaciones".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de