El delegado de Seguridad y Movilidad en el Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, confirmó que la intensa granizada caída en la noche del martes no causó daños personales pero sí que fue necesaria la intervención del Samur Social en el número 36 de la calle Juan de Urbieta, en el distrito de Retiro, donde fue necesario evacuar a 14 vecinos de tres viviendas por riesgo en el tejado.

Desde el Ayuntamiento se confirmó que desde el mismo momento en que se tuvo conocimiento de las incidencias que se estaban produciendo en la capital, entre la 1.00 y la 1.30 horas de la madrugada, se activaron de manera inmediata todos los servicios de emergencia.

A esa hora fue cuando se produjo la granizada en la que, en unos minutos, cayeron hasta 60 litros por metros cuadrados y 300 rayos. La Agencia Estatal de Meteorología consideró estas precipitaciones “casi torrenciales”.

Los bomberos del Ayuntamiento han realizado hasta el momento 150 salidas mientras que la Policía Municipal ha activado todas sus patrullas en los distritos para atender los cortes y problemas de tráfico.

Las intervenciones de los bomberos se centraron en los desprendimientos de fachada, de árboles, obstrucciones de desagües de terrazas, azoteas y alcantarillas. También actuaron para subsanar inundaciones en garajes y sótanos.

Asimismo, los bomberos intervinieron en la red de Metro, concretamente en las estaciones de Banco de España y Atocha, que sufrieron inundaciones, y en la de Cercanías, donde quedaron afectadas las líneas C7 y C10. También quedó cerrada la conexión entre Atocha con Príncipe Pío debido a una avería provocada por la tormenta.

En la M-30 también se produjeron incidencias, la mayoría de ellas ya subsanadas. Desde primera hora de la mañana los servicios de Información de Tráfico del Ayuntamiento dieron cuenta de la situación a los conductores proporcionando esta información en los paneles de la vía para que pudieran tomar itinerarios alternativos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de