Para ayudar en las labores de extinción, desde el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino se han enviado al lugar del siniestro dos Aviones Anfibios Canadair CL-215, propiedad del MARM, con capacidad de carga de 5.500 litros, que ya están actuando en los trabajos de extinción.

Igualmente, el MARM a través de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias ha puesto a disposición de las autoridades portuguesas un avión de comunicaciones y observación (ACO) con base en Labacolla (La Coruña), equipado para enviar a puestos de mando y centrales de operaciones imágenes fijas y de video en tiempo real, y sensores térmicos para detectar puntos calientes.

España viene colaborando desde hace años con el país vecino, aportando medios aéreos y humanos para sofocar incendios forestales, en el marco del Acuerdo de ayuda mutua (Protocolo de Évora, suscrito en 1992 y ampliado en 2009), en virtud del cual los medios de extinción de los dos países actúan indistintamente en una franja de 15 km a ambos lados de la frontera, mientras que en incendios fuera de esta franja, la solicitud de ayuda extaordinaria se canaliza por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias del Ministerio del Interior.

En este ámbito los medios del MARM totalizaron en 2009 más de 74 horas de vuelo en diversas misiones de apoyo a la extinción de incendios forestales en Portugal.  



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de