Un equipo formado por 14 científicos y técnicos de los centros oceanográficos de Santander, Gijón, Coruña, Vigo, Cádiz y Baleares del Instituto Español de Oceanografía (IEO) zarpó esta mañana del puerto de Vigo rumbo al banco de Porcupine, al oeste de Irlanda, donde evaluarán, a bordo del buque oceanográfico Vizconde de Eza, el estado de los recursos pesqueros que explota la flota española en estas aguas. 

La campaña, organizada por el IEO y cofinanciada por la UE, se realiza en esta zona por décimo año consecutivo y está dirigida a la evaluación directa de los recursos pesqueros demersales explotados por la flota española en el banco de Porcupine, al oeste de Irlanda, cubriendo las zonas del  ICES VIIc y VIIk.

El objetivo son las especies demersales y bentónicas

El principal objetivo es el estudio del estado de las poblaciones de merluza, gallos, rapes y cigala así como el resto de especies pertenecientes a la comunidad demersal y bentónica. Los resultados que se obtengan permitirán conocer la evolución de las especies citadas con respecto a los años anteriores. 

El banco de Porcupine forma parte de la zona de pesca coloquialmente conocida como Gran Sol, aunque realmente se sitúa al noroeste de este banco de pesca, y forma parte de los caladeros tradicionales de la flota española fuera de la Zona Económica Exclusiva española.

Los trabajos en el mar tendrán una duración de 33 días teniendo prevista una entrada en la bahía de Galway para cargar material y realizar cambios de personal a mitad de la campaña. La campaña finalizará el día 8 de octubre en el puerto de Vigo. 

Durante este mes se realizarán unas 80 pescas, con un rango de profundidades entre 180 y 800 metros, y que cubrirán toda el área a estudiar. Además de estimar los índices de abundancia de las especies comerciales explotadas en la zona, se recogerán muestras para estudiar el crecimiento, la reproducción y otros aspectos biológicos de las mismas. 

Datos hidrográficos

Así mismo, durante la campaña se recogerán datos hidrográficos de las masas de agua que cubren el banco de Porcupine, para estudiar sus condiciones oceanográficas, así como muestras de tipos de fondo en las zonas de las pescas. Con toda esta información se investigarán los parámetros determinantes en la distribución tanto de las especies comerciales como de sus comunidades, permitiendo avanzar y proporcionar los datos necesarios para la gestión ecosistémica de la pesca. 

El equipo científico estará compuesto por 14 personas provenientes de los centros oceanográficos del IEO en Santander, Gijón, Coruña, Vigo, Cádiz y Baleares; dirigidos por Francisco Velasco y Francisco Baldó investigadores de los centros de Santander y Cádiz respectivamente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de