La conselleria de Medio Ambiente, Agricultura i Pesca, a través del servicio de Protección de Especies ha elaborado un documento de información y actuación al respecto.

Esta nueva especie invasora proviene del sureste asiático y se introdujo en el Estado por Guipúzcoa en el 2010.

En el 2012 ya se había detectado en el norte de Cataluña, y este año en las Islas Baleares. Para las personas, no es más agresiva ni más peligrosa que las avispas autóctonas pero representa un problema para la apicultura, ya que las abejas son parte fundamental de su dieta.

La Avispa velutina es una de las mayores que se puede encontrar en el Estado. Hace unos 3 cm, entre uno y dos más que las comunes, y es de coloración principalmente oscura, hecho que la diferencia de las otras avispas que hay en las Islas Baleares.

Los nidos definitivos de este insecto son fáciles de identificar por su tamaño (60 cm de diámetro), y a menudo son la fuente de información que indica la presencia de la avispa en la región. Las colonias sólo viven un año; durante el invierno mueren tanto las obreras como las larvas, y quedan vivas las hembras fecundadas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de