La Fiscalía pedirá para el exalcalde seis años y medio de prisión, así como una multa de 150.000 euros. Los hechos se remontan a 2006, cuando Serra Escandell permitió que un vecino construyera sin licencia alguna en el lecho de un torrente, a pesar de que el lugar está dentro de un ANEI.

Según el escrito de acusación del ministerio público, Serra Escandell conoció las obras por una denuncia de la oposición. La Fiscalía pide también que Serra Escandell sea inhabilitado durante 8 años como autor de un delito de prevaricación, y que ambos sean condenados a restaurar el área natural que supuestamente dañaron.

En concreto, el autor de las obras taló árboles y vertió tierras, escombros y restos asfálticos en una extensión de 2.700 metros cuadrados. Estos vertidos se produjeron durante la construcción de las autovías. También ejecutó la construcción de un camino en el propio lecho del torrente, a lo largo de 200 metros de longitud y con una anchura de hasta siete metros y medio.

Asimismo, abrió otro camino de cien metros en el margen derecho del mismo torrente. El fiscal señala en su escrito que el alcalde, José Serra Escandell,"sabía perfectamente" que las obras se desarrollaban en un ANEI, entre otras cosas porque "así se lo había informado por escrito el aparejador municipal".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de