Al menos cuatro personas murieron este lunes en Cuba como consecuencia de las fuertes lluvias provocadas por el huracán “Ike”, que dejó un rastro de destrucción a su paso por la mitad oriental de la isla y amenaza con azotar la provincias occidentales de camino al Golfo de México.

“Ike” arrastra vientos sostenidos de 130 kilómetros por horas y aunque se ha debilitado y convertido en un huracán de categoría uno, podría fortalecerse durante las próximas 16 horas que pasará sobre las cálidas aguas del Caribe.

Dos hombres murieron electrocutados mientras desmontaban una antena de televisión en la provincia central de Villa Clara. Otro hombre falleció cuando un árbol derrumbó una pared de su casa en la ciudad de Camagüey y una mujer murió sepultada en la provincia oriental de Holguín, dijo la televisión estatal.

Son las primeras víctimas causadas por “Ike” en sus primeras 24 horas sobre Cuba. Su centro está a 55 kilómetros en el sur-sudeste de la ciudad portuaria de Cienfuegos y 265 kilómetros en el este-sudeste de La Habana, según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

Por ahora resulta difícil calcular el impacto del huracán tras su paso por Cuba, pero los fuertes vientos destruyeron cientos de casas y derribaron tanto árboles como postes de electricidad y teléfonos en el este de la isla. Además no cesa de llover y el nivel del agua alcanza los 25 centímetros.

“No es la sombra de lo que era al llegar a Holguín, en el este de Cuba, pero tiene elementos muy peligrosos como puede ser la lluvia”, dijo en la televisión estatal el jefe de pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba, José Rubiera.

El presidente cubano, Raúl Castro, presidió una reunión de Defensa Civil, mientra que su hermano, el veterano líder apartado del poder debido a sus problemas de salud, “sigue minuto a minuto” el desarrollo de “Ike”, según informó la televisión estatal.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de