La Guardia Costera Rusa  mantiene incomunicados desde esta madrugada, maniatados en cubierta y amenazados con armas a los activistas y a la tripulación del buque de Greenpeace Arctic Sunrise.

Camila Speziale es argentina y vive en Buenos Aires, en el barrio de Caballito. Tiene 21 años, estudia fotografía y hace 4 años es voluntaria de Greenpeace. El otro argentino detenido es Hernán Pérez, e integra el equipo de Greenpeace Internacional.

El Director Ejecutivo de Greenpeace Argentina entregó una carta con el pedido de liberación de los activistas a un representante de la Emabajada rusa.

“Estamos preocupados por la seguridad de Camila y Hernán, y por todos nuestros compañeros”, declaró Mauro Fernández, miembro de la campaña del Ártico de Greenpeace en Argentina. “Están defendiendo el planeta, poniendo el cuerpo para frenar el cambio climático y el gobierno de Putin en vez de exigirle a las empresas petroleras que no perforen el Ártico, detiene de manera ilegal a nuestros activistas”.

La Guardia Costera utilizó disparos de advertencia y amenazó con el uso de cuchillos y armas de fuego.

La campaña Salvá el Ártico, lanzada por Greenpeace hace más de un año, ya cuenta con la adhesión de 4 millones de personas a nivel global que exigen que la zona deshabitada alrededor del Polo Norte sea declarada área protegida por las Naciones Unidas y que se prohíba la actividad petrolera y la pesca industrial que ponen en peligro esta región.

 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de