El Secretario General de la ONU manifestó  que acogía con beneplácito la moratoria sobre pruebas nucleares que han adoptado muchos Estados de forma voluntaria, pero añadió que eso no puede sustituir a la entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (TPCE).

Durante una reunión en la Asamblea General, en conmemoración del Día Internacional contra las Pruebas Nucleares, Ban Ki-moon resaltó que ese acuerdo, que se negoció hace más de dos décadas, es jurídicamente vinculante y su entrada en vigor es esencial para llegar a un mundo libre de armas nucleares.

“En este Día Internacional, reitero mi llamamiento a todos los Estados que aún no han firmado ni ratificado el Tratado, especialmente a los ocho que se necesitan para que entre en vigor: China, Corea del Norte, Egipto, India, Irán, Israel, Pakistán y Estados Unidos”, precisó el Titular de la ONU.

Agregó que es responsabilidad de todos asegurar que las pruebas nucleares han pasado a la historia y consideró que el mejor homenaje a las víctimas de los ensayos ya realizados es impedir que se realizan más en el futuro.

El presidente de la Asamblea General, Sam Kutesa, recordó en ese mismo acto que la primera prueba nuclear se realizó en Nuevo México hace 70 años y pocos meses después este órgano de la ONU adoptó su primera resolución pidiendo la eliminación de todas las armas de destrucción masiva.

También reiteró la importancia y la necesidad urgente de que el Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares entre en vigor, cuando se han cumplido ya 19 años desde que se ofreciera a la firma de los países. Hasta ahora, 164 Estados lo han ratificado.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de