El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ha comprado 29 fincas rústicas situadas en la zona de influencia del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel, en la que ha invertido más de un millón de euros, con el objetivo de recuperar este ecosistema.

Según ha informado en un comunicado el Ministerio, la operación ha sido firmada por el secretario de Estado de Medio Rural y Agua, Josep Puxeu.

Hábitat en peligro

Este hábitat se encuentra gravemente amenazado por la sobreexplotación del Acuífero 23, que “ha derivado en un problema ecológico y social de gravísimas consecuencias, tanto por la pérdida de un ecosistema único como por la amenaza que representa para las condiciones de vida de sus poblaciones”.

“El Parque y el Acuífero mejorarán “

La compraventa de los terrenos supone una superficie total de 130,71 hectáreas y conlleva la recuperación de 51.253,80 metros cúbicos al año de derechos de agua que, al retirarse del aprovechamiento, permitirán mejorar sensiblemente la situación hídrica del Parque Nacional y del acuífero de La Mancha.

Con esta adquisición de terrenos, el Ministerio da respuesta a lo previsto en el Plan Director de la Red de Parques Nacionales de incorporar al patrimonio del Organismo Autónomo los territorios que resulten imprescindibles para el logro de los objetivos de esta entidad pública.

Desde el año 2004, este organismo ha adquirido 896 hectáreas con un volumen de agua inscrito en el Catálogo de aguas privadas de la Confederación Hidrográfica del Guadiana de 3 hectómetros cúbicos y una inversión de 18.159.670 euro, a las que hay que sumar las que se han comprado hoy.

Esta actuación da respuesta, además, a los objetivos del Plan Especial del Alto Guadiana suscrito entre el Ministerio y el Gobierno de Castilla-La Mancha, y cuyo objetivo fundamental es contribuir a la mejora de los principales ecosistemas de la región y corregir los déficit hídricos estructurales de la comunidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de