El huracán Ike azotó con furia la costa nordeste de Cuba, comenzando un peligroso recorrido a largo de la isla con olas de la altura de un edificio de cinco pisos.

Ike, un huracán de categoría 3 con vientos de 195 kilómetros por hora, tocó tierra cubana cerca de Punta Lucrecia, unos 780 kilómetros al sureste de La Habana.

La furia descontrolada del ciclón auguraba que pocos podrán dormir en la madrugada del lunes en la mitad oriental de Cuba.

"Toda la nación ahora está en lo que en guerra se llama alarma de combate", dijo el ex presidente cubano Fidel Castro en un texto leído por la televisión estatal.

En Baracoa, una ciudad colonial en la punta oriental de Cuba, las olas de Ike lamían el techo de un edificio de cinco pisos y avanzaban calle arriba con violencia, según imágenes mostradas por la televisión estatal.

No se ha informado de muertos en Cuba por el paso de Ike, aunque fueron evacuadas más de un millón de personas en el oriente y centro del país. En la ciudad de Holguín, unos kilómetros tierra adentro del lugar donde aterrizó Ike, la tensión era palpable.

"Hay mucha agua, está lloviendo muchísimo. Dicen que se está acercando. Hay preocupación. Empezaron a romperse cristales", dijo Carmela, empleada de un hotel de la ciudad, mientras se escuchaba ruido de vidrios.

Ike azota Cuba mientras la isla intenta todavía reponerse de la devastación causada hace ocho días por el huracán Gustav, que dañó más de 100.000 viviendas en la provincia occidental de Pinar del Río. Las lluvias y ráfagas de vientos de Ike destrozaron unas 200 viviendas en Baracoa, además de derribar árboles y postes de luz. Las comunicaciones telefónicas con la ciudad estaban cortadas.

Su impacto económico puede ser devastador, pues si mantiene su trayectoria afectaría las minas de níquel de Holguín, buena parte de las plantaciones de caña de azúcar, y varios importantes balnearios de la costa norte.

Muerte en Haití

En Haití, en cambio, las inundaciones provocadas por Ike se cobraron el domingo medio centenar de vidas. Ike volcó lluvias torrenciales sobre Haití, donde las autoridades dijeron que 57 de las 61 víctimas fatales murieron el domingo en Cabaret, un poblado al norte de la capital, Puerto Príncipe.

"Todo el pueblo está inundado", dijo el funcionario de defensa civil Moise Jean-Pierre. "La cifra de muertos podría ser más alta", agregó.

Las lluvias de la tormenta tropical Hanna habrían matado a unas 500 personas en torno a la ciudad portuaria de Gonaives.

"Gonaives es realmente una ciudad devastada y aislada (…) No podemos resistir otro huracán", dijo Stephen Moise, el alcalde de la ciudad.

En la vecina República Dominicana, un hombre murió al caerle encima una palmera y unas 41.000 personas fueron desplazadas de sus hogares por culpa de Ike, dijeron las autoridades.En Estados Unidos, las autoridades pidieron la evacuación de los Cayos de Florida, una cadena de islas de 177 kilómetros de largo conectadas por puentes.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de