Los vientos de 190 a 240 kilómetros por hora del ciclón "Nagris" a su paso por Myanmar (antigua Birmania) han sido devastadores. Según el Gobierno, que ha decretado el estado de emergencia, hay al menos 352 personas muertas y miles de casas destruidas. Se estima que unos 90.000 ciudadanos se han quedado sin hogar.

Los fuertes vientos han causado también el corte del suministro eléctrico y del teléfono en todas las poblaciones del delta del río Irrawaddy. Estos servicios podrían tardar en recuperarse varias semanas.

Unas 223 personas han perdido la vida en la región Ayeyawaddy, situada en el delta del río y a unos 220 kilómetros al suroeste de Rangún, la antigua capital. El ciclón, de categoría 3, pasó por Ayeyawaddy durante la noche del pasado viernes y la madrugada del sábado, antes de alcanzar Rangún, donde han muerto otra veintena de personas, la mayoría a causa del desplome de casas y de la caída de árboles y de objetos de los edificios.

En la pequeña isla de pescadores de Haing Gyi, situada frente a las costas del delta del río Irrawaddy, la zona más dañada por el ciclón, los soldados y equipos voluntarios civiles hallaron otras 109 personas muertas.

Las autoridades desplegaron ayer al Ejército en las zonas afectadas para ayudar a los damnificados y reparar las averías en la infraestructura básica. Según las primeras estimaciones oficiales, tres de cada cuatro edificios de poblaciones situadas en la región del delta del río han quedado destruidos.

Cierre del aeropuerto

El aeropuerto internacional de Rangún fue cerrado anteayer al tráfico aéreo a causa de una avería en el sistema de señalización. Los aviones con destino a la antigua capital birmana fueron desviados al aeropuerto de la ciudad de Mandalay, a unos 450 kilómetros al norte.

Al menos siete barcos atracados en los muelles de Rangún se fueron a pique debido a las olas de casi 3,5 metros de altura.

En Bangkok, la capital tailandesa, la representación regional de la ONU indicó que los jefes de sus agencias humanitarias mantendrán hoy una reunión en Rangún con la Cruz Roja Internacional (CRI) para examinar la situación y preparar un plan de ayuda.

"Nagris" se ha adentrado ahora en Tailandia, donde el Gobierno ha declarado el estado de alerta en 16 provincias del norte y del oeste del país ante la previsión de inundaciones y corrimientos de tierra.

El departamento para la Prevención y la Mitigación de Desastres alerta de que se producirán intensas lluvias en las provincias del norte y centro de Tailandia.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de