La Coordinadora Ecoloxista d’Asturies ha solicitado al Principado de Asturias y a la Demarcación de Costas la erradicación de las especies vegetales invasoras en las Dunas de Rodiles en Villaviciosa sin demora, en vista de su continuo avance, con los riesgo que conlleva para este espacio natural que ya tiene otros graves problemas por su masificación turística.

Según indican los ecologistas, en la zona de las dunas están las siguientes especies invasoras: el plumero (cortaderia selloana), el senecio oloroso (senecio mikanioides), la margarita africana (arctotheca calendula) y los  eucaliptus.

La presencia de especies invasoras supone un claro riesgo para los taxones de flora protegida presente en este espacio natural, sin que conozcamos qué medidas están tomando las administraciones responsables para su control y erradicación.

El no proceder a retirarlas podría ser delictivo, sobre todo si invaden el suelo ocupado por alguna especie amenazada catalogada en el Decreto 65/1995 de 27 de abril. El sistema dunar de Rodiles es una parte fundamental del espacio natural que supone la zona y esta dentro de los siguientes catalogaciones:

• Reserva Natural Parcial de la Ría de Villaviciosa (Decreto 61/95, de 27 de abril).
• LIC Ría de Villaviciosa (ES1200006).
• ZEPA Ría de Villaviciosa (ES1200008).
• Humedal Ramsar “Ría de Villaviciosa”.

El incremento de la presencia de especies invasoras que tienen una extraordinaria capacidad de adaptación se ha convertido en una amenaza que puede favorecer la extinción de las especies autóctonas con las que entran en competencia por el alimento o por el territorio. La proliferación de especies invasoras, o alóctonas, es, tras la destrucción del hábitat, la principal causa de extinción de plantas y animales, debido a que -según los casos- depredan sobre las autóctonas, compiten por los recursos, se hibridan y transmiten enfermedades. Algunas pueden llegar a cambiar el propio funcionamiento del ecosistema.

Los peligros de las invasiones biológicas no sólo lo son para la biodiversidad,  también para el resto de especies que comparten el hábitat. El efecto biológico de las invasiones no siempre es debido a la competencia entre especies; con una frecuencia mayor de la esperada puede ser el resultado de la transmisión de patógenos o de la hibridación. Los procesos de introgresión genética son comunes en vegetales y pueden dar lugar a que un pequeño grupo de invasores amenace a una población bien establecida y populosa. Los impactos de las especies exóticas invasoras son inmensos, insidiosos, globales y generalmente irreversibles.

Los problemas asociados a las especies invasoras viene siendo una de las principales causas de pérdida de biodiversidad en el planeta, por lo que no podemos permitir que un espacio tan sensible y singular como las dunas de Rodiles acaben invadidas de especies exóticas que acaben con las autóctonas.