El hecho de que Rada aceptara la invitación a esa cacería evidencia una estrecha relación con el sector cinegético y la falacia que se esconde tras la autorización de la caza deportiva en los parques bajo el manto del control de poblaciones, según la ONG. La información sobre esta montería aparece en medio de un debate sobre un cambio de la legislación que autorizaría la caza en parques nacionales, algo que Rada ha intentado desmentir.

En la información aparecida ayer, Rada admite que participó en la montería celebrada el pasado 3 de enero en la finca de El Avellanar, de la que es titular Alberto Alcocer. Esta montería estaba autorizada dentro del Parque Nacional de Cabañeros, en Castilla La Mancha. Y es que, si bien, la caza está actualmente prohibida dentro de los límites de estos espacios protegidos, es práctica habitual que se autoricen este tipo de actividades deportivas y comerciales en algunos de ellos.

Según Ecologistas en Acción, resulta extremadamente alarmante que un cargo político encargado de la gestión de los Parques Nacionales y que tiene encomendadas entre sus tareas el control de las actividades que se realizan en las fincas, acepte el obsequio de uno de los titulares más influyentes, en este caso el empresario Alberto Alcocer. Aceptar este tipo de invitaciones de dueños de fincas de caza es una conducta impropia que no sólo debe ser investigada, sino que debe ser reprobada y expresamente prohibida.

Las primeras explicaciones del director no han resultado nada convincentes para la organización ecologista. Alega que preguntó que si se iba a cazar dentro del Parque Nacional, lo que no hace sino confirmar que sabía que la montería estaba autorizada dentro del espacio protegido. Además, no queda claro si se cazó o no dentro, pero si no se hizo fue porque acudieron menos monteros de los previstos, y no porque no estuviera permitido hacerlo.

Si bien la información ya es alarmante en si misma, el momento en el que se produce añade aún más gravedad al asunto. Y es que son constantes los rumores de que la Ley de la Red de Parques Nacionales podría cambiar pronto para autorizar la caza deportiva en esos espacios. El propio ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Arias Cañete, ha apuntado en ese sentido.

El pasado mes de noviembre, Ecologistas en Acción organizó un Madrid un debate con representantes del ecologismo, el sector cinegético y el propio Rada. En ese debate, Rada insistió una y otra vez que en que la ley no cambiaría y defendió el control de poblaciones como única actividad autorizada y autorizable dentro de los parques.

Su conducta posterior hace dudar sobre sus verdaderas convicciones a la hora de defender la protección de los espacios naturales y las especies animales que allí viven. Ecologistas en Acción solicita al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente una explicación convincente de los hechos, y que tome medidas para que no se repitan.

EQUO

Por su parte, EQUO ha pedido el cese inmediato de Rada, y ha anunciado que solicitará la comparecencia del Ministro de Agricultura y Medio Ambiente, Arias Cañete, en el Congreso de los Diputados para que explique por qué este alto cargo asistió a una montería de ciervos y jabalíes en el Parque Nacional de Cabañeros cuando esta actividad está prohibida por la Ley.

“Que Basilio Rada se vaya a cazar al borde de uno de los pocos parques nacionales que aún gestiona su departamento, le inhabilita para el cargo y por ello debe ser cesado de manera fulminante. ¿Cómo podemos confiar en que vaya a proponer una reforma legislativa coherente con los principios de los parques nacionales si él mismo no los comparte?”, ha declarado Juantxo López de Uralde, coportavoz federal de EQUO quien ha insistido en que el cese es la única opción ante la gravedad de los hechos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de