A nivel mundial, millones de personas dependen de los bosques para sus medios de subsistencia, ya sea directamente a través del consumo y la venta de alimentos obtenidos en los bosques, o indirectamente a través de empleos e ingresos relacionados con los bosques, los servicios de los ecosistemas forestales y la biodiversidad forestal.

Los alimentos del bosque, tales como hojas, semillas, frutos secos, miel, frutas, hongos, insectos y otros animales del bosque, han sido componentes importantes de la dieta rural durante milenios. Se estima que 2.600 millones de personas dependen de la leña, incluyendo el carbón vegetal, para cocinar sus alimentos.

Incentivos para los pequeños productores forestales

Los participantes de la conferencia coincidieron en que los productores forestales a pequeña escala deben ser alentados a fortalecer su participación en la agroforestería, el cultivo de árboles de procesamiento de madera a pequeña escala y la prestación de servicios de los ecosistemas.

Los microcréditos a las pequeñas y medianas empresas forestales han resultado en muchos casos en aumentos en los ingresos familiares y una mejor salud, nutrición y calidad de vida en las zonas rurales, sobre todo cuando se dan microcréditos a las mujeres.

Mejora del acceso a los árboles y la tierra

Los beneficios económicos y ambientales potenciales de una tenencia segura de la tierra son significativos, y la tenencia de los árboles puede llevar también a mejoras fundamentales en la ordenación territorial. La conferencia destacó la necesidad de mejorar los derechos de acceso a los árboles y la tierra para crear importantes incentivos para que los campesinos se involucren en la agrosilvicultura.

Los servicios ecosistémicos impulsan la producción de alimentos

La conferencia puso de relieve el papel fundamental de los servicios ecosistémicos que prestan los bosques y los árboles para la producción agrícola, que incluyen la protección de los recursos hídricos y del suelo, contribuyendo a los procesos de desarrollo del suelo, incluyendo el aumento de su fertilidad, la regulación del clima y como hábitat de los polinizadores y depredadores silvestres de las plagas agrícolas.

Los humedales boscosos y los bosques de manglares ayudan a proteger las zonas costeras de las inundaciones, lo que aumenta la estabilidad de la producción alimentaria en las tierras costeras. Los bosques también juegan un papel vital en las pesquerías fluviales y costeras, que a menudo son particularmente importantes para las comunidades pobres. Los bosques de montaña proveen servicios ecosistémicos vitales, en particular los de agua dulce para los bosques y las comunidades que dependen de ellos aguas abajo.

Cooperación intersectorial

De acuerdo con las recomendaciones de la conferencia, es esencial para asegurar que las políticas pertinentes del sector, incluidas las relativas a la agricultura, los bosques y los árboles, así como la seguridad alimentaria y la nutrición, estén coordinadas en todos los sectores, y que todas las partes interesadas, desde las comunidades que dependen de los bosques a los ministerios, participen activamente en su desarrollo e implementación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de