A través de un comunicado, el Gobierno gibraltareño ha asegurado que la "realidad" ha sido "totalmente contraria" a las declaraciones "inexactas" del alcalde algecireño, José Ignacio Landaluce, quien afirmó que las ofertas de ayuda habían sido "rechazadas", y ha destacado la "plena cooperación" existente entre los puertos de Gibraltar y Algeciras.

Explican que tras recibir el aviso del derrame de petróleo el viernes a las 19:00 horas, se inició inmediatamente el Plan de Contingencia para Derrames de la Autoridad Portuaria de Gibraltar (GPA) junto con el Departamento de Medio Ambiente (DOE), unas operaciones que continuaron hasta el sábado por la tarde, cuando el derrame "fue contenido en varios puntos dentro y adyacentes al puerto".

A lo largo de la operación, en la que han intervenido los operadores del puerto, la Autoridad Marítima de Gibraltar (GMA), el Patronato de Turismo de Gibraltar y la Agencia de Medio Ambiente, se ha contenido y recolectado el petróleo y se ha usado una "pequeña cantidad de dispersante en la esquina norte de las British Gibraltar Territorial Waters (BGTW, Aguas Territoriales de Gibraltar), adyacente al dique español", impidiendo así la llegada de aceite a la Western Beach.

Además, la Autoridad Portuaria de Gibraltar "dejó claro" a los operadores que todos los hidrocarburos recuperados o materiales con suciedad tenían que ser devueltos al puerto para su adecuada eliminación, con el objetivo de asegurar el cumplimiento ambiental. Así, asegura que "no se han escatimado esfuerzos para proteger el acceso norte de las aguas del sur de Gibraltar, la Zona de Especial Conservación y las playas de la zona".

Las prioridades para el domingo fueron, según añaden, la limpieza del puerto de atraque para el ferry de Marruecos; mientras para los próximos días pretenden acometer la limpieza de las paredes del puerto.

Plena colaboración

El Gobierno de Gibraltar ha indicado que, tras establecer contacto la noche del viernes con la Autoridad Portuaria de Algeciras y La Línea, su oferta de asistencia "fue aceptada", con un buque algecireño y un helicóptero español que, a petición de Gibraltar, suministró fotografías aéreas para determinar la localización y extensión de la mancha de aceite.

En este sentido, subrayan la "plena cooperación" entre los puertos de Gibraltar y Algeciras, una realidad, según insisten, "totalmente contraria" a las "inexactas" declaraciones realizadas por el alcalde algecireño, José Ignacio Landaluce, quien afirmó que las ofertas de ayuda "habían sido rechazadas". Apuntan, asimismo, que la fuga de aceite fue "un accidente de toma de combustible" que está siendo investigado.

Finalmente, el Gobierno gibraltareño ha agradecido el trabajo realizado a todos los involucrados en las tareas de contención del derrame, ya que han logrado controlar una situación "que podía haber sido mucho peor". En este sentido, ha destacado la "real" cooperación transfronteriza "entre los países vecinos de la Unión Europea" para preservar el medio ambiente marino.