Las pilas comunes tardan entre 100 y 500 años en degradarse. También pueden contaminar hasta 3000 litros de agua. Estas cifras las convierten en uno de los elementos más nocivos para el medio ambiente y la biósfera marina. ¿Por qué son tan dañinas?

En su interior, una pila contiene un 30% de metales pesados, entre litio, mercurio, plomo, etc., los cuales son tóxicos y perjudiciales para los seres vivos y el medio ambiente. Una sola pila de reloj puede llegar a contaminar 600 mil litros de agua. Se estima que los metales que contiene una sola pila contaminan 40 litros de agua durante 50 años.

Pilas

Para solucionar este dañino problema, se han creado pilas ecológicas. Así lo sostiene Margiory Salinas, redactora en jefe del sitio web Reviewbox.

“Las pilas recargables tienen una vida útil más prolongada que las comunes, y su proceso de desintegración es menor. No obstante, aún son contaminantes. Conscientes del problema, la Universidad de Binghamton y la Universidad Estatal de Nueva York unieron esfuerzos y desarrollaron pilas biodegradables, fabricadas con materiales 100% ecológicos. Además, han resultado ser tan eficientes como las normales”, refiere.

Las pilas tradicionales tienen un gran impacto en el planeta, razón por la cual es importante su reciclaje. Tirar las pilas al contenedor de basura ocasiona que terminen en los vertederos y sean incineradas, lo cual libera sus elementos contaminantes y acentúa aún más el efecto invernadero.

Reciclaje

Por ello, es necesario reciclar las pilas y depositarlas en los lugares adecuados para su recogida. En ninguna circunstancia debe entrar en contacto con el fuego o terminar en una fuente de agua, pues una sola unidad es capaz de contaminar toda una piscina olímpica.

Si bien la energía solar permitirá en el futuro usar los rayos solares para alimentar nuestros dispositivos, debemos cuidar el medio ambiente y el reciclado es una labor fundamental para el planeta.

La costumbre de reciclar pilas se ha ido perdiendo con el paso del tiempo en muchos lugares, por lo que las ONGs ambientalistas han solicitado mayor apoyo de los gobiernos para impulsar políticas y campañas en favor del medio ambiente. Las personas deben tener acceso a la información sobre la peligrosidad de algunos desechos.

También exigen la implementación de lugares donde las personas puedan recibir información sobre cómo tratar elementos altamente contaminantes como las pilas, así como tener en claro en qué lugares pueden dejar estos objetos con total seguridad.

Por otra parte, debe estimularse el uso de cargadores o, en todo caso, de pilas recargables. Además de reducir la contaminación, representa un importante ahorro, pues las pilas convencionales tienen pocos días de vida útil, especialmente en dispositivos como radios, reproductores musicales, etc. El Estado debe garantizar la formación de la ciudadanía en materia ambiental, para lo cual la educación es la herramienta de cambio fundamental.

Fuente: Manuel / Redacción Ambientum,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de