Berriel apuntó que de los 20 Espacios Protegidos de La Palma, 16 disponen de normas de conservación y gestión aprobadas de forma definitiva y que el estado de tramitación de los cuatro restantes está avanzado y su aprobación definitiva se prevé para 2010.

Domingo Berriel destacó que Canarias es la comunidad autónoma con mayor porcentaje de territorio protegido. Las 146 áreas que conforman la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos (ENP) son una singular ventana por la que asomarse a una riqueza natural que incluye cuatro Parques Nacionales.

Una gran actividad legislativa

Actualmente, el 85% de los ENP del Archipiélago, incluyendo los cuatro Parques Nacionales, tienen culminados sus planes definitivos de ordenación, planificación y gestión sostenible. El consejero de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Ejecutivo autónomo aludió hoy en el Parlamento al esfuerzo realizado para conseguir que en 2010 "esté completamente finalizada la formulación de los planes de los espacios naturales protegidos".

La salvaguarda de estas áreas la garantizan un conjunto de normas que varía en función de su categoría con el objetivo de "hacer compatible la protección de los valores naturales de las Islas con los derechos y usos tradicionales de la población local", subrayó Domingo Berriel, quien apuntó la necesidad de continuar con el impulso de las labores de conservación, reconstrucción y restauración de los Espacios Naturales del Archipiélago, en un proceso que "ha de favorecer la sensibilidad social, entendiendo que restaurar la naturaleza y recuperar territorios es un proceso para ejemplificar una manera de hacer acción pública, en un proyecto que debe ser socialmente compartido, tanto para la protección como en la gestión sostenible de los recursos".

El responsable autonómico destacó que del total de 146 Espacios Naturales Protegidos repartidos en toda la geografía canaria, que "representan el principal patrimonio de Canarias y un reclamo turístico a salvaguardar", 121 disponen de las normas definitivas de conservación, mientras que los planes y normas del resto están en fase de avance, aprobación inicial o en periodo de adaptación al Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio y de Espacios Naturales de Canarias y a la Ley de Directrices.
 
Teniendo en cuenta que a principios de legislatura el número de espacios con normas definitivas era de sólo 30, ello da una idea de la gran actividad desplegada por el Gobierno canario en esta área.

La Palma, 20 Espacios Naturales Protegidos

En el caso de La Palma, Domingo Berriel destacó durante su intervención parlamentaria que el 35% de la superficie del territorio insular, que es el porcentaje que ocupan sus 20 Espacios Naturales Protegidos, está amparada por las previsiones de la Ley 12/1994 de Espacios Protegidos de Canarias, refundida hoy por el Decreto Legislativo1/2000.

Pero además, matizó el consejero, más del 50 % del territorio terrestre de La Palma (36.479,86 hectáreas), y un 2,55 % (10.530,60 hectáreas) del espacio marino está protegido por la Red Natura 2000. La Isla cuenta actualmente con 36 espacios incluidos en la Red Natura 2000.

Domingo Berriel recordó que la Red Canaria de Espacios Protegidos está sujeta a ocho categorías de protección diferentes: los Parques Nacionales, Naturales y Rurales, las Reservas Naturales Integrales y Especiales, los Monumentos Naturales, los Paisajes Protegidos y los Sitios de Interés Científico (SIC).

En cuanto a las áreas de importante valor ecológico en La Palma, el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente y los parques naturales de Las Nieves y Cumbre Vieja son las áreas donde el impacto de la presencia del hombre es menor y el uso público y el fomento del contacto con la naturaleza es por sí mismo el objeto de conservación.

Se limitan los usos en El Pinar de Garafía

Asimismo, el espacio definido como Reserva Integral Natural, El Pinar de Garafía, se encuentran en la categoría más restrictiva, ya que en él se limitan casi todos los usos, mientras que la Reservas Natural Especial de Guelguén admite únicamente usos científicos, educativos y excepcionalmente de carácter tradicional. Por su parte, los SIC (Juan Mayor, el del Barranco del Agua y el de las Salinas de Fuencaliente) son áreas puntuales que se protegen para la conservación de un recurso biológico concreto.

Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos

La Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos es un sistema de ámbito regional en el que todas las áreas que forman parte del mismo se declaran y gestionan como un conjunto armónico con el propósito común de contribuir al bienestar humano y al mantenimiento de la biosfera mediante la conservación de la naturaleza y la protección de los valores estéticos y culturales presentes.

La ordenación que prevé la Ley para cada una de las categorías de protección permite reconocer dónde se harán los mayores esfuerzos de conservación. Los parques contarán con un documento complejo y de mayor desarrollo, los PRUG, destinados a la búsqueda de soluciones de conservación que permitan la mayor compatibilidad posible con actuaciones paralelas de desarrollo socioeconómico, respetando y potenciando los usos tradicionales. Las Reservas Naturales cuentan con un Plan Director, que es un documento de ordenación más escueto, orientado sobre todo a la conservación de los recursos naturales que justificaron la declaración de área protegida y las categorías de Paisajes Protegidos, Monumentos Naturales y SIC se regularán por un Plan Especial en el primer caso y Normas de Conservación en los otros dos.

Plan Insular de Ordenación

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación Territorial del Gobierno de Canarias subrayó que los espacios naturales protegidos de Canarias "deben actuar como entornos generadores de nuevos yacimientos de empleo, fundamentalmente asociados a los recursos endógenos, al uso público y al turismo sostenible".

En relación a este último aspecto, Domingo Berriel indicó que "no es de extrañar que tanto el Plan Territorial Especial de Ordenación del Turismo Insular La Palma, aprobado en mayo de 2007, como el Plan Insular de Ordenación, en fase de aprobación provisional, contemplen como un modelo de desarrollo y de diversificación económica, el turístico basado en la potencialidad ambiental de estos activos naturales, coherente asimismo con las previsiones de la Ley 6/2002, sobre medidas de ordenación territorial y de la actividad turística de las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma".

El consejero matizó que esta finalidad y objetivos están sujetos a la legalidad, tal y como han sido ratificados por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) en una sentencia en la que resolvió la impugnación planteada por ATAN y la Asociación Ecologista de La Palma, en relación con las previsiones del PTEOTI, al ratificar que con tales previsiones no se desnaturaliza con estos usos las función del plan y de los espacios naturales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de