La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación Territorial, que dirige Domingo Berriel, ha publicado hoy en el Boletín Oficial de Canarias (BOC), el acuerdo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (COTMAC), que aprueba definitivamente las Normas de Conservación del Monumento Natural de la Montaña Colorada, en Tenerife. El BOC de hoy publica concretamente la Resolución de 29 de enero de 2010, por la que se hace público el acuerdo de la COTMAC.

La Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias en sesión celebrada el 30 de abril de 2009, adoptó, entre otros, el acuerdo de aprobar definitivamente, de conformidad con lo establecido en el artículo 24.3 del Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias y el Reglamento de Procedimientos de los Instrumentos de Ordenación del Sistema de Planeamiento de Canarias, las Normas de Conservación del Monumento Natural de la Montaña Colorada, en los mismos términos propuestos.

Además, en virtud de este acuerdo acordó estimar o desestimar las alegaciones recibidas en los mismos términos en que se propuso en el informe técnico del Servicio de Ordenación de Espacios Naturales Protegidos y Paisajes, introduciéndose en el documento de planeamiento las modificaciones derivadas de la estimación de las mismas que, por otra parte, no se consideran sustanciales.

El Monumento Natural de la Montaña Colorada está localizado entre Granadilla de Abona y Vilaflor y ocupa una superficie de 515,3 hectáreas, de las que el 84,7% pertenece al primer municipio y un 15,3%, al segundo. La finalidad de conservación de este espacio natural es la protección del conjunto de edificios volcánicos que lo componen y que destacan por su rareza y singularidad: Las Mesas, Tiones, Las Coloradas y la Rica.

Red de Espacios Naturales de Canarias

Esta zona, que está incluida en la Red de Espacios Naturales de Canarias, está formada por un conjunto de edificios volcánicos de gran complejidad, como consecuencia de los intensos procesos de erosión que ha sufrido el espacio natural protegido y que configura, en parte, el paisaje de las zonas altas de Tenerife.

Los objetivos de las normas de conservación de este paraje natural son garantizar la preservación de la integridad de las estructuras geomorfológicas más relevantes, así como ordenar el uso y actividades económicas que se desarrollan o puedan desarrollarse en el futuro, teniendo como principal referente la conservación del paisaje. Otros de los propósitos de las normas de conservación son proteger y conservar el patrimonio etnográfico y ordenar el uso científico, educativo y recreativo del espacio natural, así como garantizar la conservación de los hábitats.

El documento normativo de conservación del Monumento Natural de la Montaña Colorada establece, como fundamentos de protección del espacio, la muestra representativa que en él existe de algunos de los principales sistemas naturales y hábitats característicos del Archipiélago como son los bosques de pino canario (Pinus canariensis); las estructuras geomorfológicas representativas de su geología insular, que se encuentran en buen estado de conservación; y su paisaje agreste de gran belleza, que comprende elementos singularizados y característicos dentro del paisaje general, como el cono de Las Coloradas.

También fundamenta la protección de este espacio las zonas que contiene de vital importancia para determinadas fases de la biología de las especies animales, tales como áreas de reproducción y cría. A este respecto, resultan de especial importancia aquellas aves relacionadas con las formaciones boscosas de pinar como el pinzón azul (Fringilla teydea teydea), el pico picapinos (Dendrocopos major), el pinzón vulgar (Fringilla coelebs canariensis) o el herrerillo (Parus caeruleus teneriffae); y rapaces nocturnas como la lechuza (Tyto alba) y el búho chico (Asio otus), o diurnas como el gavilán (Accipiter nisus). También son importantes aquellos insectos cuyos ciclos biológicos están ligados al pino.

Respecto a la zonificación, el documento establece dos zonas de uso: moderado y tradicional. La primera de ellas, constituida por aquella superficie que permite la compatibilidad de su conservación con actividades educativo ambientales y recreativas, comprende 490 hectáreas del Monumento Natural, es decir, casi la totalidad del espacio, salvo el extremo más oriental.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de