El nuevo incendio se localiza a 150 metros del punto más activo hasta el momento en la Isla de Las Cañas. En este punto se han venido realizando los trabajos de extinción más intensamente por parte de los técnicos. Este es ya el tercer punto incendiado del parque en los últimos meses por la actividad ignitiva de las turbas subterráneas.

Grave sequía

Como ya informó Ambientum.com con anterioridad, el incendio iniciado durante este mes, ha sido consecuencia de la gran sequía que afecta al parque.

La sequía de las zonas tradicionalmente encharcadas, ha provocado que se reduzca el volumen de la materia orgánica que conforma la turba. De esta forma, se contrajo el terreno y se crearon grandes grietas en el terreno por las que pudo introducirse el aire oxidando esta materia. Con esta oxidación, se inició el aumento de la temperatura y comenzó la autocombustión, hasta alcanzar los 220 grados centígrados.

Labores de extinción

Desde que se detectaron los primeros focos del incendio se han venido haciendo frente a la extinción e intentando evitar su propagación, tratando de compactar el terreno y realizando aportes continuos de agua sobre las áreas más calientes del terreno.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de