Fernández ha indicado que en este primer año se va a invertir cerca de un millón de euros en 15 proyectos, se trataría de actuaciones en municipios como Torrelavega, Corvera de Toranzo, Santander y Limpias, entre otros. Para el titular de Medio Ambiente, va a suponer la contratación de personal a través de empresas privadas ya que "se encargarán proyectos para la realización de esos trabajos".

"Este plan es el primer hito de una línea de trabajo que queremos que se perpetúe en años sucesivos, la idea es hacer un inventario de áreas degradadas y de espacios que se puedan recuperar desde el punto de vista ambiental", ha dicho. En este sentido, Javier Fernández ha destacado la importancia de la colaboración de la administración regional, la local y la participación ciudadana por medio de las asociaciones para ir eliminando las áreas degradadas e ir sustituyéndolos por espacios regenerados ambientalmente.

Para el consejero, se trata de un plan "absolutamente abierto que, además, queremos que vaya modificándose a lo largo del tiempo". En este primer documento los ayuntamientos han hecho un inventario de áreas degradadas de Cantabria: "unos 66 ayuntamientos nos han hecho llegar cerca de 200 posibles actuaciones para poder ser incluidas dentro de ese plan, que lógicamente vamos a utilizar para crear un catálogo de áreas degradadas", ha adelantado.

Asimismo, ha reiterado que quiere que cada vez sea más importante la participación para que, además de la administración regional, sean otras entidades las que propongan todos los años la inclusión de ámbitos en los que se pueda actuar y que se puedan recuperar.

Proceso de participación

"Este mismo año ya hemos reservado una parte para que los ayuntamientos, a través de la Red Local de Sostenibilidad de Cantabria, puedan proponer e introducir dentro del plan una serie de actuaciones y, además, queremos dejar otro pequeño apartado para que procesos de participación con asociaciones y voluntarios permitan la inclusión de alguna otra área destinada a su conservación y regeneración", ha explicado Fernández.

En concreto, ha adelantado que este año se van a hacer actuaciones por valor de un millón de euros, de las cuales un 80% las va a proponer el Gobierno de Cantabria y el 20 por ciento restante "la Red de Sostenibilidad Local y las distintas asociaciones que gestionarían tanto a nivel de propuesta como luego participando en la ejecución".

Fernández ha explicado que "en años sucesivos, queremos que el porcentaje de actuaciones que se lleven a cabo después de procesos participativos aumente, que llegue hasta el 50% e incluso más". En su opinión, es importante que el papel de la sociedad vaya aumentando y el papel de la Comunidad Autónoma se vaya reduciendo. "El Gobierno será el tutor, el impulsor, pero queremos que los procesos participativos decidan cada vez más en qué espacios hay que trabajar", ha dicho.

Tanto el consejero de Medio Ambiente, como el presidente de la FMC, han mostrado su satisfacción con el trabajo y la colaboración que han recibido de ayuntamientos y de asociaciones. Fernández ha señalado "que queremos que sea un plan vivo, dinámico, y que se vaya transformando a medida que vayan llegando nuevas propuestas". Asimismo, ha indicado que su departamento intentará que, en años sucesivos, las partidas presupuestarias se vayan incrementando y "que consigamos hacer con no mucho dinero un gran número de actuaciones". Finalmente, el consejero ha definido estas actuaciones como "socialmente muy rentables desde el punto de vista de la mejora ambiental de nuestra región".

Por su parte, Julián Vélez ha destacado que este plan es fruto del trabajo en colaboración entre los municipios, a través de la FMC, y el Gobierno a través de la Consejería. Asimismo, también ha destacado la importancia de "haber huido ya de la originalidad a la hora de elegir las obras y establecer una relación perfectamente trabajada entre todos de cuáles son las actuaciones prioritarias".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de