Con esos fondos, las autoridades brasileñas podrán implementar proyectos dirigidos al manejo y la prevención de situaciones de emergencia, así como planes de construcción de viviendas más resistentes a estos fenómenos.

El Banco también trabajará con el Ministerio de Integración Nacional para ayudar a los estados a evaluar sus políticas, capacidades y deficiencias institucionales en la prevención de desastres.

Los fenómenos meteorológicos extremos, tales como las actuales inundaciones en Brasil, son cada vez más frecuentes.

Por esa razón, subrayó la entidad financiera mundial, es necesario fortalecer la relación existente entre la infraestructura y la reducción de la pobreza, así como el cambio climático y el desarrollo sostenible.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de