El actual modelo de pesca no es sostenible y a largo plazo se acabaría con el agotamiento de la pesca. Las capturas en las pesquerías sólo serían sostenibles a largo plazo si se abandonan las prácticas como la producción de harina de pescado, con la que son alimentados otros animales como aves, ganadería y los propios peces, o la pesca de grandes depredadores; como ha publicado la revista Biosciense en un estudio reciente.

Si comparamos la acuicultura marina con la agricultura o ganadería, vemos que las cantidades de agua dulce consumidas son mucho menores para la práctica marina. Como comenta Nuria Marbà, investigadora del CSIC y una de las responsables del proyecto: “La mayor ventaja de la acuicultura marina es que la producción de proteína animal en el mar no consume apenas agua dulce, mientras que la ganadería realiza un uso más intensivo del agua en tierra. La producción de alimento total se podría maximizar si la producción de la proteína animal se llevase principalmente a cabo a partir de la acuicultura marina, lo que permitiría duplicar la producción de productos agrícolas con la misma cantidad de agua utilizada en la actualidad en este sector."

Según este mismo estudio en el 2050 podrían ser alimentados 9.200 millones de personas mediante la acuicultura marina. Marbà también señala que esta técnica, la acuicultura marina "tiene la capacidad de convertirse en una fuerza positiva en el medio ambiente, mediante la mejora de la calidad de las aguas y su oxigenación, a través del cultivo masivo de macroalgas, lo que puede también contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de su potencial como biocombustible; y con programas de recuperación, mediante la suelta de alevines, de especies en peligro o amenazadas; así como con la mejora de la salud humana a través de los beneficios de una dieta equilibrada rica en componentes de origen marino



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de