Fusión de arte y naturaleza

El arte y la naturaleza se han asociado y su fusión ha consagrado la armonía en el Valle de los Sueños, una iniciativa que ha sacado el arte de las grandes ciudades y de los museos o galerías tradicionales para llevarlo a un entorno con extraordinarios valores naturales y paisajísticos.

El Valle de los Sueños está en Puebla de la Sierra (Madrid), una localidad enclavada en el corazón de la Sierra del Rincón, un espacio que fue declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco para reconocer el histórico equilibrio que ha existido entre el hombre y la naturaleza y el esfuerzo realizado para preservar su cultura y sus costumbres. Allí, en un itinerario de casi 1,5 kilómetros que discurre por este anfiteatro natural, se exponen cien obras escultóricas donadas por medio centenar de artistas, entre ellos Lucía Loren, Antonio Garza o Federico Eguía, artífice de la iniciativa.

El pintor y escultor Federico Eguía ha recordado que la idea surgió durante un taller de escultura en la localidad hace veinte años, cuando un grupo de artistas planteó la idea de fusionar el arte y la naturaleza y sacar el arte de los museos y de las ciudades.

“Uno de los principales valores que debe tener la escultura, además del visual, es ser táctil; aquí se pueden tocar y los visitantes pueden interactuar con las obras”, ha explicado a EFE Eguía.

Y ha subrayado la satisfacción que produce a los propios escultores ver su obra empotrada en la naturaleza y comprobar no sólo cómo convive con ella, también cómo esas tallas se acaban mimetizando con una planta autóctona, con un roble o con un cerezo centenario.

Joyas artísticas escondidas 

Recorrer el Valle de los Sueños es sólo una de las propuestas culturales de esta pequeña localidad, en la que apenas vive un centenar de personas y que luce una de esas pequeñas y recónditas joyas de España, el Museo de Dibujo y Obra Gráfica. En el museo están expuestas obras de Pablo Picasso, Eduardo Chillida, Antonio López, Antoni Tapies o Miquel Barceló, pero también numerosas obras de arte contemporáneo japonés gracias al acuerdo con una asociación cultural del país asiático.

Todo en un entorno natural que está íntegramente incluido en la red Natura 2000, el principal instrumento para la conservación de la naturaleza de la Unión Europea y con el que quiere asegurar la supervivencia a largo plazo de las especies y de los espacios más valiosos del continente.

El alcalde de Puebla de la Sierra, Aurelio Bravo, se siente “orgulloso” del itinerario escultórico y del Museo, de la integración de cien obras en un entorno natural, del “equilibrio perfecto” que han conseguido entre naturaleza y arte, y de cómo la iniciativa está dinamizando el turismo y la economía local.

Ha señalado a EFE que este proyecto “pionero” atrae a gente interesada por la naturaleza y las actividades al aire libre, pero también con inquietudes culturales, y ha valorado la posibilidad de las personas que visitan esta galería de interactuar con las obras y con el paisaje en el que se han empotrado.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de