Durante el pasado congreso de Ministros, celebrado el viernes 4 de noviembre, se aprobaron los criterios que deben cumplir los espacios marinos protegidos para su integración en la Red de Áreas Marinas Protegidas (AMP) de nuestro país.
 
WWF España valora muy positivamente este paso que constituye no sólo una obligación legal, sino también el objetivo de diferentes organizaciones conservacionistas que llevan años luchando por la creación de esta red marina de espacios protegidos.
 
Se trata de una mejora importante y necesaria, que refuerza el marco legislativo español en materia de conservación de la biodiversidad marina. No en vano, así se materializan las directrices de la Ley de Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, así como la Ley de protección del medio marino que incorpora la Directiva marco comunitaria sobre la estrategia marina, que establece los objetivos, las zonas y los mecanismos para su designación y gestión.

Los espacios que podrán sumarse a esta red, gestionada por la Dirección General de Medio Natural y Política Forestal, serán tanto los de competencia estatal como autonómica, sin que esto afecte las competencias de las autonomías sobre la declaración y gestión de dichos espacios.
 
Para la integración de los espacios marinos protegidos en esta red se tendrán en cuenta varios aspectos. Entre ellos, su representatividad, grado de naturalidad, singularidad, fragilidad, sensibilidad, vulnerabilidad o grado de amenaza tanto de especies, hábitats, ecosistemas o procesos ecológicos presentes. 
Además, las Administraciones competentes deberán fomentar la conservación de corredores ecológicos y la gestión de aquellos elementos del paisaje y áreas territoriales que resulten esenciales o revistan primordial importancia para la migración, la distribución geográfica y el intercambio genético entre poblaciones. Todo ello con el fin de mejorar la coherencia ecológica y la conectividad entre los espacios marinos protegidos, ya sean reservas marinas de interés pesquero, áreas marinas protegidas, parques nacionales, espacios de la Red Natura 2000 u otras figuras que reconozcan la importancia de nuestros mares.
 
Según Oscar Esparza, Técnico de Áreas Marinas Protegidas de WWF España: “Las AMP son una potente herramienta para conservar y proteger la biodiversidad, al tiempo que permiten obtener beneficios socioeconómicos a largo plazo sin comprometer la salud de los ecosistemas”. Y concluye: “Este Real Decreto supone una buena noticia, ya que es otro instrumento encaminado a proteger la riqueza biológica de nuestros mares, a través del reconocimiento de sus valores naturales. Por esa razón, pedimos al próximo Gobierno que siga impulsando esta red”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de