Aunque la información no es completa hasta el momento, esta catástrofe natural está dejando miles de muertos, cientos de desaparecidos, daños materiales incalculables y ha afectado a las centrales nucleares de la zona, especialmente a la de Fukushima Daiichi. Desde el pasado viernes las réplicas se siguen sucediendo, la última de 6,4 grados en la escala Richter al Este de Honsu, ha motivado que las autoridades vuelvan  a emitir una nueva alerta por tsunamis en la costa del Pacífico.

Tras el terremoto, la alerta nuclear

Japón cuenta con 54 reactores nucleares en operación que en 2010 produjeron el 29,21% de su electricidad, y tiene en la actualidad dos unidades más en construcción. Tras el seísmo y el posterior tsunami se desató la alarma nuclear en el país. Según la última información recibida por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), la situación de las centrales nucleares japonesas más afectadas por el seísmo es la siguiente:

La central de Fukushima Daiichi es la que tiene un mayor número de problemas ya que al primer acciedente en el reactor número 1, se le añade la explosión producida esta mañana en el reactor número 3. Además se podría haber producido una fusión parcial en el reactor número 2, lo que podría derivar en un escape de radiación.

· La unidad 1 (460 MWe) se mantiene parada. Actualmente no dispone de suministro eléctrico exterior ni de generadores diesel. El núcleo se mantiene, al menos, parcialmente descubierto y se ha interrumpido la inyección de agua de mar borada en la contención debido a un descenso del nivel de las reservas de agua marina embalsada. No se dispone de información adicional sobre el estado del combustible gastado ni de la integridad estructural de la contención primaria.

· La unidad 2 (784 MWe) se mantiene parada, con el núcleo cubierto y se ha realizado un venteo controlado para reducir la presión en el recinto de la contención.

· La unidad 3 (784 MWe) se mantiene parada. Actualmente no dispone de suministro eléctrico exterior ni de generadores diesel. El núcleo se mantiene, al menos, parcialmente descubierto. Se sigue inyectando agua de mar borada con una interrupción temporal y se han realizado venteos controlados para aliviar la presión de la contención.

A las 03.01 a.m. (hora española) se produjo una explosión en el edificio del reactor. Las autoridades japonesas consideran que se mantiene la integridad de la vasija del reactor y del recinto de la contención al no haber detectado incrementos de radiación exterior.

Según la información suministrada por el OIEA, en la explosión han resultado heridos seis trabajadores.

En la otra central más afectada, Onagawa, los niveles de radiación detectados en el emplazamiento han descendido a valores normales y las autoridades japonesas están manejando la hipótesis de que dicho incremento puntual podría proceder de las liberaciones realizadas en la central de Fukushima Daiichi.

Por otro lado, en nuestro país el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) continúa el seguimiento de la situación, en coordinación con los organismos internacionales y emitirá próximos comunicados cuando reciba nueva información relevante.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de