Al menos 34 muertos y un número indeterminado de desaparecidos, que podría superar el centenar, es el balance temporal tras el corrimiento de tierras, y la posterior avalancha de barro y piedras, que se produjo el lunes en la provincia china de Shanxi (norte), según informó este martes la prensa oficial.

De acuerdo con China Radio International el número de fallecidos es de 34 y los heridos ascienden a 22. La cifra final de muertos, sin embargo, puede superar el centenar, ya que numerosas viviendas y un edificio de oficinas se encuentran sepultadas bajo los escombros.

El accidente se produjo ayer por la mañana en la mina Tashan, en la comarca de Xiangfen, como consecuencia de las lluvias torrenciales sufridas en la zona. Las imágenes ofrecidas por la agencia oficial Xinhua muestran un enorme barrizal en el que tractores con las ruedas semihundidas en el lodo intentan trabajar en el rescate de los desaparecidos.

Según Xinhua, las autoridades locales han organizado un contigente de más de 1.100 policías, bomberos y voluntarios. Pero la dificultad para trabajar en el terreno, donde sigue lloviendo, está obstaculizando el trabajo.

“Fue terrible. La avalancha tenía unos siete metros de alto. Bajó hacia el valle con gran estruendo y sepultó en unos minutos el mercado y las casas”, señaló un testigo a la agencia.

Según la televisión estatal, el accidente podría haber sido causado no sólo por las lluvias, sino por el vertido ilegal de desechos, por parte varias empresas, en el dique de relaves de una mina, que terminó rompiéndose.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de