Aire de calidad

En concreto, el 91% de los días analizados por las diferentes redes de monitoreo repartidas por la comunidad andaluza confirman la valoración de admisible frente a los 9% con calificación no admisible. Sin embargo, se trata de un empeoramiento sensible con respecto a los resultados de años anteriores debido, según el informe medioambiental, a niveles altos de partículas inferiores a diez micras y de ozono. “Con estos resultados, la evolución de los valores del índice a lo largo de los últimos años, donde se aprecia cómo el porcentaje de días con situación no admisible venía descendiendo de manera significativa, ha roto su tendencia, aunque sin llegar a los niveles registrados en los años con peores registros”, confirma el documento presentado recientemente.

En Andalucía, los indicadores que marcan la salud de nuestro aire han empeorado en 2015. A una meteorología poco favorable, con ausencia de lluvias durante largos periodos, se ha sumado la reactivación de la actividad económica, lo que ha redundado en un aumento de las emisiones procedentes de la industria y, mayormente, las originadas por el tráfico. Se ensombrece, en parte, la evolución de buenos resultados que venían registrándose en años anteriores”, concluye el trabajo. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de