520.000 ciudadanos de toda Europa han pedido a la Comisión Europea que respete las directivas que protegen la naturaleza en Europa. Esta ha sido hasta la fecha la mayor respuesta ciudadana a una consulta pública lanzada desde este organismo en la historia de la Unión Europea. Además, la alta participación ciudadana ha motivado a la Comisión a prolongar la consulta dos días más: el cierre que estaba previsto para el pasado viernes 24 de julio a la medianoche se ha prolongado hasta ayer, domingo 26.

En mayo, las principales organizaciones para la conservación de la naturaleza (BirdLife, European Environmental Bureau (EEB), Friends of the Earth Europe (FoEE) y WWF) lanzaron conjuntamente la campaña ‘Nature Alert’, “Revive tu Naturaleza” en España, en varios idiomas comunitarios en respuesta a la sugerencia de la Comisión Europea de evaluar si las actuales leyes de conservación de la naturaleza deberían ser cambiadas. La campaña, que acaba de concluir, aboga por una mejor aplicación y cumplimiento de las normas vigentes establecidas: las leyes conocidas como las directivas de Aves y de Hábitats.

Junto a más de medio millón de ciudadanos, varios centenares de organizaciones no gubernamentales relacionadas con el medio ambiente han mandado un mensaje claro a los responsables políticos europeos: “las leyes que protegen la naturaleza en la Unión Europea no deben modificarse”.

Estas leyes protegen a más de un millar de especies y más de 27.000 espacios naturales en Europa y han servido para la recuperación de especies emblemáticas del continente como el lobo el lince o el águila imperial ibérica, entre otros. Gracias a ello, la Unión Europea alberga ahora la mayor red mundial de áreas protegidas del mundo, la Red Natura 2000, que abarca casi la quinta parte del territorio continental europeo y el 30% del territorio español.

Además, evidencias científicas muestran que estas leyes protegen de manera efectiva especies amenazadas y hábitats en peligro, y contribuyen al desarrollo socioeconómico de las comunidades locales y regionales.

En paralelo a la consulta pública, la Comisión ha consultado a un amplio abanico de actores, incluidas autoridades nacionales, usuarios del territorio, gremios empresariales y ONG ambientales. La gran mayoría de ellos apoya las directivas y señala la necesidad de mejorar su implementación y refuerzo, así como la financiación para conservación.

Algunos de los sectores que han mostrado un fuerte apoyo a las directivas son la industria del cemento, operadores de la red de electricidad, la agricultura ecológica y el  turismo.

Los resultados completos de la consulta probablemente serán publicados en otoño de 2015 y se espera una decisión final sobre el futuro de las leyes para junio de 2016.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de