La comisaria europea de Ayuda Humanitaria y Respuesta ante Crisis, Kristalina Georgieva, dejó claro que "se necesita claramente más y mejor cooperación regional" en el Mediterráneo para afrontar los desastres naturales, durante una conferencia de alto nivel celebrada en Bruselas sobre la orientación futura del diálogo euromediterráneo y la cooperación en el ámbito de la protección civil.

"En los últimos 20 años, 1.085 desastres han ocurrido en la región del Mediterráneo, que han matado a 47.000 personas. Esto significa un desastre por semana. No hay país que pueda afrontar esta frecuencia y grandes desafíos por sí solo", ha justificado.

El nuevo programa regional hará hincapié sobre todo en la prevención y la preparación, más que en la capacidad de respuesta, y se centrará en reforzar la cooperación entre la UE y las autoridades responsables de Protección Civil de los vecinos del Sur del Mediterráneo.

No obstante, también fomentará las respuestas coordinadas entre países afectados por el mismo desastre y el desarrollo de un enfoque regional para la gestión de desastres basado en la prevención y preparación, implicando no sólo a las autoridades de los países sino también a la sociedad civil.

Georgieva ha recordado que el primer programa regional para los vecinos del Sur del Mediterráneo, que comenzó en marzo de 2009 también con un presupuesto de 5 millones de euros, "constituye un ejemplo de los beneficios de dicha cooperación, no sólo para los países de la región sino también para sus ciudadanos aumentando la prevención de desastres, la preparación y las capacidades de respuesta".

El comisario europeo de Política de Vecindad Europea, Stefan Füle, también ha apelado a la necesidad de cooperar en la prevención de desastres y para mitigar sus efectos en la región del Mediterráneo. "Estar bien preparados significa estar preparados para trabajar juntos. Hemos logrado mucho gracias a este programa, pero hay que hacer más", ha recalcado.

"Sólo uniendo fuerza podemos ayudar a perfilar el Mediterráneo para que esté más preparado para desastres naturales o provocados por el hombre", ha abundado.

Países beneficiados

Marruecos, Jordania, Líbano, Libia, Siria, los territorios palestinos, Túnez, Turquía e Israel fueron los países beneficiados del primer programa, junto con Albania, Bosnia y Herzegovina, Croacia y Montenegro, mientras que Mauritania participó en calidad de observador en el primer programa, que estuvo gestionado por Italia, Francia, Egipto, Argelia y la ONU.

El secretario general de la Unión por el Mediterráneo, Fathallah Sijilmassi, el representante especial de la ONU para la reducción del riesgo de desastres, Margareta Wahlström, y el viceministro del Interior egipcio, el general Bakr, también han participado en la conferencia de alto nivel entre otras personalidades.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de