2Parte de estos trabajadores –todos ellos vecinos de las zonas afectadas– tras pasar los pertinentes reconocimientos médicos y el curso de formación, comenzarán los trabajos que serán supervisados por personal de la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente.

Así lo han confirmado la consellera de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, Isabel Bonig y la delegada del Gobierno, Paula Sánchez de León, durante el acto en el que han explicado las labores que se van a realizar a través de la empresa pública Tragsa y que van a suponer una inversión de cerca de dos millones de euros por parte de cada administración.

Bonig y Sánchez de León han destacado la coordinación existente entre el Consell y el Gobierno, tanto durante el incendio como en el tiempo posterior. "Una coordinación que ha propiciado que los trabajos comiencen en el menor tiempo posible y con el objetivo de evitar que los episodios de lluvias torrenciales provoquen procesos erosivos en las zonas", han señalado.

Isabel Bonig ha señalado que "desde la Conselleria se han redactado 52 memorias valoradas, al menos una por cada término municipal afectado, de las que se han extraído las obras que se consideran más importantes".

Estas obras son la retirada y tratamiento de la biomasa forestal quemada, la construcción de fajinas y albarradas de madera para contener la erosión, reconstrucción de los muros de mampostería de bancales o restauración de las zonas utilizadas a modo de cortafuegos de emergencia durante los incendios.

Asimismo, está previsto desarrollar obras para reparar las pistas forestales y otras infraestructuras viarias, dañadas durante el incendio y la eliminación de pies desestabilizados en los márgenes de vías de comunicación.

Bonig ha indicado que estas actuaciones, declaradas como de emergencia, se realizarán sobre terrenos gestionados directamente por la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente, así como en los situados en la zona de protección de las vías de comunicación de la zona afectada por incendios, independientemente de la titularidad de los terrenos.

Otras medidas para la recuperación de la zona

Igualmente, la consellera ha repasado otras medidas que desde su departamento se han adoptado para contribuir a la recuperación y reactivación económica de la zona. Así, ha explicado que se ha levantado la prohibición del pastoreo, tras el informe favorable del Consejo Asesor y de Participación del Medio Ambiente, en aquellas zonas que formen parte de las áreas cortafuegos del Plan de demarcación de Prevención de Incendios, aquellas que rodeen a los núcleos urbanos de los municipios y las que sirven de acceso a abrevaderos, fuentes o posibles zonas verdes aisladas.

También ha recordado que ya se han autorizado en terrenos privados la corta y retirada de la madera quemada para evitar la proliferación de plagas de escolítidos y lograr, lo más rápidamente posible, la recuperación del paisaje. Concretamente se ha autorizado ya en los términos municipales de Alcublas, Andilla y Lliria, así como en Yatova, Alborache, Cortes de Pallás, Dos Aguas, Macastre, Catadau, Llombai, Montroy, Real de Montroy, Tous, Turis, Bejís y Teresa.

Asimismo, desde la Conselleria se ha autorizado el aprovechamiento extraordinario de madera en los montes de utilidad pública de Bejís y Altura. En aquellos que gestiona la Generalitat en Teresa, Jérica, Andilla y Alcublas se ha subastado la madera quemada. También se ha autorizado la corta de la madera quemada en los ríos y barrancos del Dominio Público Hidráulico gestionados por la Confederación Hidrográfica del Júcar.

La segunda fase se centrará en la repoblación

Por último, la consellera de Infraestructuras ha asegurado que la segunda fase de los proyectos, que se desarrollarán a largo plazo, se centrarán en la repoblación, pero únicamente en aquellos terrenos en los que no se aprecie una regeneración natural de los mismos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de