En la actualidad, existen muchas tecnologías que parecen estar enfocadas en la sostenibilidad. Las novedades en apliques LED forman parte de este conjunto de dispositivos que se clasifican como ecológicos, y que realmente pueden garantizar un bajo impacto ambiental.

La manufactura de bombillas y paneles LED se encuentra en ascenso, cada vez son más personas que buscan este tipo de dispositivos, y no solo porque lucen estéticos y decorativos, sino por sus beneficios ecológicos.

Tecnología para la sostenibilidad

Cuando miramos hacia el pasado, podemos evidenciar que muchas tecnologías parecían desarrollarse sin importar el masivo impacto negativo que podían tener en el planeta al trascurrir algunos años.

Hoy estamos viendo los efectos de la acumulación de gases, el efecto invernadero y el calentamiento global. Por suerte, aún existen mentes visionarias que le dan una alternativa a las nuevas generaciones de vivir en un mundo mejor, y los apliques LED se ubican entre las opciones.

Un hogar que cuenta con este tipo de iluminación, disminuye el consumo energético, y los niveles térmicos generados son mucho más bajos. Si multiplicamos estos valores mínimos diferenciales por millones de hogares con el mismo esquema, los cambios son evidentes a largo plazo.

LED, más rendimiento y menor impacto

Si comparamos un panel LED con cualquiera de las bombillas halógenas o de filamento, podemos encontrar una diferencia térmica considerable, pero también podemos estudiar la durabilidad, y la cantidad de desperdicios que generan tras ser desechados.

Tomando en cuenta el primer factor, en el pasado podíamos ver como la intensidad era proporcional al tamaño. Una mejor iluminación dependía de un bombillo más grande, pero con los paneles o bombillas LED esto ha quedado descartado.

Se puede conseguir un excelente rendimiento con bombillas muy compactas y ligeras, y adicionalmente, la alimentación es muy baja, por lo que, la instalación es casi instantánea. Esto simplifica el proceso de montaje y reduce el tiempo invertido, una ganancia más para nosotros.

En cuanto a la durabilidad, una bombilla LED puede durar entre 30.000 y 50.000 horas, contra las luces halógenas que pueden durar hasta 2.000 horas. Estos valores resultan realmente significativos, puedes contemplar cuantas bombillas halógenos deberás desechar en comparación con un LED instalado. Al menos 15 bombillas tradicionales irán a la basura, generando más desechos.

El impacto ambiental se ha venido reduciendo gradualmente con los años, y cada vez hay más gente que opta por esta tecnología que es completamente sostenible.

Un hogar futurista

Incorporar la tecnología LED en el hogar puede ser un proceso gradual, y adicionalmente es una inversión. Los costes de consumo bajan notablemente y la sustitución de los mismos deberá hacerse en intervalos de tiempo más prolongados.

Existen muchos diseños elegantes e innovadores, ideales para nuestros espacios, por lo que, ir sumando esta tecnología a nuestro hogar, nos posiciona en una iluminación que formará parte del futuro.

Fuente: GreenIce,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de