La falta de peso de las energías renovables en el ‘mix’ de generación encarece el precio de la electricidad, según el informe “El precio de la electricidad en el ámbito residencial”, publicado por EAE Business School.

El precio de la electricidad en el mercado residencial español se situó en 217,17 euros el gigavatio hora (GWh) en 2017, un 26% más que en 2010, con un aumento promedio anual de aproximadamente un 4%.

El precio de la electricidad en España

En el precio de la electricidad en 2017, un 42% del importe correspondía a costes de comercialización de impuestos y tasas, un 30% al transporte y un 28% a la generación de electricidad, frente a lo que ocurría siete años antes, en que dominaba el precio del transporte, que ha ido cediendo frente a otros componentes, sobre todo al de comercialización.

La capacidad instalada de energía eólica ha aumentado un 10% en ese periodo y la solar fotovoltaica un 31%, pero no ha tenido un reflejo idéntico en su peso en la generación, debido a las condiciones atmosféricas no controlables. Por otro lado, la producción hidroeléctrica ha caído un 47% y no ha sido suplida por otras energías renovables ni convencionales.

Por su parte, las emisiones de CO2 se han incrementado y han pasado de 67 millones de toneladas en 2010 a 74 millones en 2017, lo que supone un aumento del 10% en siete años, debido al descenso de la energía hidráulica.

Según el estudio, el sistema eléctrico español está sufriendo un incremento progresivo de los precios a causa de los costes de comercialización y otros recargos, y a desajustes en la capacidad de generación. La reducción de capacidad en algunas fuentes convencionales está obligando a utilizar, más de lo deseable, unidades de producción de mayor coste marginal, lo que incrementa el precio de generación y las emisiones de CO2.

El autor del estudio, Miguel Morales, considera que para descarbonizar la producción hay que sustituir la tecnología con carbón por otras producciones controlables y estables, algo que dice no pueden proporcionar las principales fuentes renovables, como la eólica. También afirma que la mejora de la interconexión de España con otros países, que ahora se limita a Marruecos, Francia y Portugal, permitiría dotar de estabilidad al sistema.

Consumo eléctrico por comunidades autónomas

La comunidad autónoma con mayor consumo eléctrico es Cataluña, que representa el 18% del total, seguida de Andalucía, con el 15%; Madrid, con el 11%, y Comunidad Valenciana, con el 10%.

Cataluña también es la principal región productora, con un 17% del total; seguida de Andalucía, con el 14%, y Castilla y León y Galicia, con el 10%.

Asturias es la comunidad con mayor consumo por habitante (10.225,47 kilovatios hora -KWh-); seguida de Aragón, con 8.108,17 KWh; Navarra, con 7.861,13 KWh, y País Vasco, con 7.539,67 KWh.

Madrid, con 4.420,91 Kwh; Canarias, con 4.249,46 Kwh, y Ceuta y Melilla son las que tienen menores consumos.

España es el sexto país europeo con el precio de la electricidad, con un precio de 0,21 euros/KWh, del cual el 17,6% corresponde a impuestos, y el precio ha aumentado un 26% respecto a 2010 frente al 20% que se ha incrementado en el conjunto de Europa.

Por último, Alemania es el país con mayor precio de la electricidad final, de alrededor de 0,30 euros/KWh y un impacto de impuestos y tasas del 54%, seguido de Bélgica, donde el impacto de los impuestos llega hasta el 68%.

Fuente: EnergyNews / Javier López de Benito,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/el-menor-uso-de-las-renovables-significa-electricidad-mas-cara/,