Una mayor eficiencia energética podría suponer un ahorro de 15.000 millones de toneladas de emisiones de CO2 a la atmósfera, según estimaciones de Claude Fussler, director del programa Caring for Climate, del Pacto Mundial de Naciones Unidas.

Fussler realizó esta afirmación durante un encuentro con empresas y medios de comunicación celebrado hoy en Madrid.

Organizado por la Asociación Española del Pacto Mundial (Asepam), esta presentación tenía como objetivo dar a conocer la nueva iniciativa de Naciones Unidas a los emprendedores españoles y conseguir así su adhesión al proyecto.

De acuerdo con Asepam, un total de 20 compañías se han adherido ya a la iniciativa y han hecho de España el país con mayor presencia en Caring for Climate. Este programa tiene carácter voluntario y pretende concienciar a compañías de todo el mundo sobre la necesidad de reducir sus emisiones de dióxido de carbono e involucrarlas en la búsqueda de soluciones adecuadas para este objetivo.

En este sentido, Fussler explicó que de las alrededor de 50.000 millones de toneladas que para 2040 se deberían dejar de emitir (a fin de evitar el cambio climático) “15.000 millones podrían evitarse simplemente mejorando la eficiencia energética”.

Otra reducción en proporciones similares “podría lograrse si utilizáramos tecnologías limpias que ya existen”, continuó Fussler, quien advirtió, no obstante, de que “para el resto es preciso desarrollar nuevas tecnologías y fuentes de energía que aún no tenemos”.

De acuerdo con Fussler, “las dos primeras reducciones están asociadas a la producción de electricidad y, además de ser fáciles de conseguir, supondrían un retorno positivo para aquellas empresas que decidiesen invertir en ellas”. “La sustitución de los combustibles fósiles por biomasa, la transición del gas a la energía nuclear, y la conservación de los bosques” son solo algunos ejemplos citados por Fussler.

En cambio, los últimos 15.000 millones de toneladas están asociados al transporte y requieren innovaciones en el campo de la captura de CO2″, concluyó Fussler, que apeló “a la capacidad de liderazgo y de innovación de los emprendedores” para aportar soluciones a este problema.

Para el ejecutivo de la ONU, “se trata en gran medida de una cuestión de movilización de tecnología y de voluntad política”, pues las naciones no se ponen de acuerdo a la hora de repartir el esfuerzo asociado a la reducción de emisiones. “De ahí la necesidad de adherirse a esta nueva iniciativa del Pacto Mundial”, subrayó.

Claude Fussler apuntó, por último, que los miembros de Caring for Climate podrán “beneficiarse del trabajo en red y compartir conocimientos y soluciones para problemas comunes; ayudarán con sus ideas a los gobiernos y legisladores nacionales, y mejorarán su reputación corporativa”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de