En cuanto al informe del mercado de la electricidad confirma que, en los últimos años, el consumo de electricidad en la UE se ha disociado claramente del crecimiento económico. El PIB de la UE aumentó casi un 12% entre 2010 y finales de 2017, durante el mismo período, el consumo de electricidad disminuyó en un 4%.

En el cuarto trimestre de 2017, los precios de la electricidad al por mayor en la UE fueron generalmente más altos en comparación con el trimestre anterior. Esto se debió a una mayor demanda estacional al comienzo del período invernal y al uso creciente de combustibles fósiles en la generación de energía, ya que se eliminaron capacidades nucleares significativas en Francia, ya sea debido a trabajos de mantenimiento o a inspecciones de seguridad.

Además, los precios del carbón y el gas natural aumentaron ligeramente en el cuarto trimestre de 2017. La rentabilidad de la generación de electricidad a partir de combustibles fósiles siguió siendo limitada en la mayoría de los países europeos. Las importaciones de carbón en la UE de terceros países solo aumentaron ligeramente en el cuarto trimestre de 2017, sin embargo, Rusia logró exportar más carbón a la UE, debido a la oferta competitiva del precio del carbón y los costos de flete favorables.

Mientras que la eólica batía récord en diciembre, la generación de energía hidroeléctrica en la EU-28 se mantuvo en el cuarto trimestre de 2017 en niveles similarmente bajos a los de finales de 2016. Aunque en los países nórdicos y en el embalse hidroeléctrico de Europa occidental y central los niveles fueron favorables y la generación hidráulica repuntó, en España y en los Balcanes los niveles de los reservorios hidroeléctricos fueron menores que en 2016 y hubo una participación limitada de la energía hidroeléctrica en el mix, lo que resultó en una mayores costes de generación de electricidad y precios mayoristas de electricidad.

Por otra parte, la disponibilidad nuclear en España también fue menor. En 2017 en su conjunto, el volumen total de electricidad comercializado en los mercados europeos observados ascendió a 12,647 TWh, un 13% menos que en 2016.

Los precios minoristas de la electricidad para los clientes domésticos también aumentaron casi un 5% en diciembre de 2017 en las ciudades capitales de la UE en promedio en una comparación interanual, principalmente debido a los mayores costos de suministro de energía, reflejando la evolución de los precios mayoristas de la electricidad. Los precios minoristas de la electricidad para los clientes domésticos aumentaron un 4,6% entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017 en las capitales europeas en promedio.

En cuanto al informe del mercado de gas muestra que, a pesar de una ligera disminución interanual en el último trimestre del año, en 2017 el consumo de gas de la UE fue de 491 bcm (mil millones de metros cúbicos), un 6% más que en 2016 y el nivel más alto desde 2010. En diciembre, Europa recibió su primer cargamento de la nueva instalación Yamal LNG (gas natural licuado) de Novatek, lo que significa que, por primera vez, una empresa distinta de Gazprom suministró gas ruso a la UE.

Aunque los altos precios en Asia impulsados por la creciente demanda china hicieron que Europa fuera un destino menos atractivo para el suministro de GNL, las importaciones de GNL aumentaron un 16% interanual en el último trimestre de 2017. Una explosión en el centro de Baumgarten en Austria, junto con una interrupción del sistema de oleoductos Forties en el Reino Unido, envió precios centrales europeos a alturas a mediados de diciembre, pero la interrupción se resolvió rápidamente.