La demanda de energía eléctrica peninsular del 2017, con datos estimados a cierre de año, se sitúa en 253.082 GWh, con un crecimiento del 1,2% con respecto al año anterior, según el el Avance del informe del sistema eléctrico español 2017 difundido ayer por REE. Corregidos los efectos de la laboralidad y la temperatura, la demanda ha aumentado un 1,7% respecto al 2016. De esta forma, la demanda peninsular ha continuado con la tendencia de crecimiento iniciada en el 2015 tras cuatro años consecutivos de descensos.

En 2017, solo el 33,3% de la producción eléctrica en la península procedió de fuentes renovables, frente al 40,8% del año anterior. Se trata del peor dato de los últimos cinco años y es consecuencia del impacto de la sequía sobre la producción hidráulica, que ha registrado una caída del 48,4% respecto al año anterior.

La escasez de lluvias ha dado más protagonismo a la generación no renovable en la cobertura de la demanda, hace notar Red Eléctrica: el descenso de la aportación de la hidráulica (un 7% frente al 14,2% del año anterior) se ha visto sustituida por una mayor aportación del carbón (un 17% frente al 13,9% del 2016) y de los ciclos combinados (un 13,9% frente al 10,2% del 2016).

Aportación de la hidráulica

Como ya adelantó EnergyNews el pasado mes de noviembre, la sequía que azota a España ha condicionando los resultados para los nueve primeros meses de 2017 de compañías energéticas como Iberdrola o Gas Natural Fenosa que han visto como su producción hidráulica ha bajado respecto al mismo periodo de 2016, un 57,6% y un 72,4% respectivamente.

En el caso de Iberdrola la compañía ha compensado este impacto negativo con la buena evolución en redes y renovables. Por su parte, Gas Natural Fenosa en España reconoce que la contracción de la producción hidráulica por la sequía ha impactado en la evolución del EBITDA de su actividad de electricidad esos nueve meses, que ha resultado ser de 260 millones de euros (-53%).

Sin duda alguna, la baja producción hidroeléctrica ha impactado este año también sobre los precios. De hecho España está entre los Estados miembro donde el aumento de los precios domésticos fue mayor de entre el primer semestre de 2016 y el primer semestre de 2017, que son: Chipre (+ 22,0%), seguido de Grecia (+ 12,8%), Bélgica (+ 10,0%), Polonia (+ 6,9%), Suecia (+ 5,5%) y España (+ 5,1%). 

Con todo, el ministro de Energía, Álvaro Nadal, compareció a finales de noviembre en la Comisión de Energía del Congreso de los Diputados para explicar, entre otras cuestiones, que la previsión para finales de año es que el precio de la luz sea mejor que el estimado inicialmente.