La primera estación de servicio que ofrece gas natural para vehículos abre sus puertas en Cataluña

A principios del año 2000, Ham Grup Empresarial S.L. fue  la primera empresa española en empezar  a  distribuir  Gas Natural  Licuado  en  su  estación  de  servicio  de  Abrera  (Barcelona). Durante  los  años  sucesivos  parte  de  la  flota  de  tractoras  de HAM  ha  funcionado  con  dicho carburante y el resultado y la eficiencia ha superado las expectativas previstas.
 
Vista  la  exitosa  implantación  de  este  producto,  Ham  ha  incorporado  la  más  moderna tecnología para ofrecer gas natural comprimido para uso vehicular en su estación de servicio de  carretera  de  Abrera,  que  junto  con  los  demás  carburantes  diesel,  gasolina  y  ad-blue, también pueden recargar gas natural, siendo ésta la Primera estación de servicio de carretera de  Cataluña  y  del  Estado  en  el  que  hay  un  punto  de  recarga  de  G.N.V.  facilitando  así  la recarga a sus usuarios.

Pronto habrá más puntos de recarga
 
En  este momento  Ham  avanza  todavía más  en  la  implantación  de  este  producto,  estando prevista la instalación de otros puntos de recarga en la estación de carretera de L’Hospitalet de Llobregat (Ctra. Del Mig, nº36), que podrá dar servicio a taxistas, transportistas y particulares de  la  área metropolitana  de  Barcelona  usuarios  de  gas  natural,  y  se  prevé  otro  punto  de suministro en Sant Sadurní d’Anoia, y en otras estaciones de servicio interesadas para ampliar la red de suministro en el resto del estado. 

Menos contaminante y con ventajas económicas

Esta  iniciativa  responde  al  convencimiento  de  Ham  en  la  eficacia  demostrada  de  este carburante, avalado por la experiencia en mercados consolidados europeos como el italiano y el  alemán,  y  la  apuesta  que  otros  estados  europeos  están  depositando  en  el  gas  natural vehicular.

Pero también por ser un carburante menos contaminante propuesto por la Comisión
Europea como combustible alternativo para cumplir con el protocolo de Kioto, con el que se
reducen las emisiones de CO2 en un 30% respecto de la gasolina, y no emite partículas sólidas, no contiene plomo ni metales pesados, es más limpio para el motor con lo que se obtiene un gran  rendimiento en su utilización, y a su vez,  tener ventajas económicas, pudiendo suponer un  ahorro  en  carburante  del  50%  del  gasto  mensual,  y  con  la  posibilidad  de  obtener subvenciones  públicas  por  la  compra  de  vehículos  de  G.N.V.  de  hasta  2.000  euros  y bonificación en el impuesto de matriculación. 



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de