En el número 43 del Observatorio de la Electricidad, WWF destaca, por una parte, el buen papel de las renovables en la generación de electricidad durante el mes de febrero. Y, por otra, el sinsentido de la aprobación del Decreto Ley sobre las ayudas al carbón autóctono, que llevará a los consumidores a pagar más para que se contamine más. En un giro inesperado de su discurso, el gobierno ha decidido subvencionar no sólo la minería del carbón, sino también la quema de este combustible altamente contaminante. La Comisión Nacional de la Energía estima que el coste de esta medida ascenderá a 800 millones de euros anuales durante los próximos tres años.

Como anunciaba WWF en el Observatorio de enero de 2010, el Decreto para subvencionar la quema de carbón nacional ha sido aprobado a finales del mes de febrero. Debido a la mala calidad del carbón autóctono, el alto coste de su extracción, la caída de la demanda eléctrica y su escasa competitividad frente a otras tecnologías más limpias y baratas, como la eólica, su participación en la generación peninsular en 2009 había disminuido en un 50% respecto a 2008.

Esto había ayudado a reducir las emisiones de CO2 en un 21%, las de SO2, en un 25% y las de NOx, en un 23%. Sin embargo, las ayudas del Gobierno a la quema del carbón autóctono ponen en peligro estas mejoras. De hecho, las emisiones de estos tres gases del sector eléctrico peninsular se incrementarán si se cumple el objetivo del Decreto de cubrir un 15% de la demanda eléctrica quemando carbón nacional.

Según estimaciones de WWF, para 2010 esto significa que, si se da entrada a 27.000 GWh de carbón nacional -a los que se añadirían los 25.000 GWh de carbón importado-, la generación con carbón ascendería en 2010 a 52.000 GWh, y las emisiones del sector eléctrico peninsular se incrementarían en un 16,5% (10 millones de toneladas de CO2 más que en 2009). Esto invertiría la senda de reducción en las emisiones que llevaba el sector eléctrico y que era el mayor contribuyente a la mejora de las emisiones totales españolas.

Asimismo, se pondría en peligro el cumplimiento de los objetivos de reducción de emisiones de SO2 y NOx, previstos en la Directiva 2001/81 sobre grandes instalaciones contaminantes. Además de los 800 millones de euros anuales que costará la medida, según la Comisión Nacional de la Competencia, también se podría incrementar el coste de la electricidad en un 20%, por lo que los ciudadanos acabarían pagando innecesariamente más por una electricidad más sucia.

Según Heikki Willstedt, experto en Energía de WWF: “No es el momento de volver al siglo XIX en materia energética. Hay que apostar por las tecnologías renovables y por su optimización como fuente de energía mediante las tecnologías informáticas y la mejora de los sistemas de almacenamiento. Es la única alternativa que permite aunar el desarrollo de la sociedad y la preservación del entorno”. “A esta alturas, subvencionar el carbón es un sinsentido no sólo ambiental, sino también económico”, añadió.

Los datos más destacados de febrero para el sistema peninsular son:

– Ha subido, por primera vez, la demanda eléctrica mensual desde septiembre de 2008: +5,77% respecto a febrero de 2009.
– El descenso de las emisiones de CO2 respecto al mismo mes del año pasado (-32,5%).
– El incremento sustancial de la producción hidráulica respecto al mismo mes del año pasado (+25,5%)
– El aumento de la generación eólica respecto a febrero de 2009 (+46%).
– La exportación neta de un 2,2% de la generación eléctrica a nuestros vecinos.
– Las centrales de ciclo combinado que queman gas natural han aumentado sus emisiones en un 7,9%, mientras que las de carbón han recortado sus emisiones en un 55%.
– Por cada kilowatio generado, se emitieron 140 gramos de CO2. (Equivalentes a 0,140 Toneladas de CO2 por MWh). Es el mejor dato mensual desde 1998.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de