PIXABAY

El gobierno del Reino Unido ha encargado a la consultora de sistemas, ingeniería y tecnología, Frazer-Nash, y a la compañía de análisis cuantitativo y pronóstico global, Oxford Economics, realizar un estudio independiente sobre la energía solar basada en el espacio (SBSP).

El estudio, encargado por el Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial (BEIS) y la Agencia Espacial del Reino Unido (UKSA)  investigará el potencial del concepto de generación de energía, que utiliza grandes satélites de energía solar para recolectar energía solar, convertirla en ondas de radio de alta frecuencia y transmitirla de manera segura de vuelta a los receptores terrestres conectados a la red eléctrica.

Martin Soltau, director de negocio espacial en Frazer-Nash dijo: “Descarbonizar nuestra economía es vital. Necesitamos explorar nuevas tecnologías para proporcionar energía limpia, asequible, segura y confiable para la nación. Utilizando el poder del sol, la energía solar basada en el espacio es una tecnología renovable baja en carbono que podría ofrecernos una fuente de energía resistente, segura y sostenible, y podría hacer una contribución sustancial al cumplimiento del compromiso del Reino Unido con el objetivo Net Zero en 2050″.

La idea fue sugerida por primera vez por el escritor de ciencia ficción, Isaac Asimov, en 1941; ochenta años después, los avances en la tecnología de transmisión de energía inalámbrica y los paneles solares livianos hacen que el concepto sea potencialmente factible, y el menor costo del lanzamiento espacial comercial puede ser económicamente viable.

Energía solar

El estudio considerará la viabilidad de la ingeniería y la rentabilidad de la energía solar basada en el espacio, explorando si podría brindar energía asequible a los consumidores y la ingeniería y la tecnología que se requerirían para construirla. Lógicamente, habría una serie de problemas que superar, como, por ejemplo, el montaje de satélites masivos en órbita, algo que no se ha hecho antes a esta escala.

En estos momentos, Frazer Nash está estudiando los principales diseños internacionales de satélites de energía solar y formando un panel de expertos, compuesto por los principales expertos de SBSP y organizaciones espaciales y energéticas, para obtener una variedad de opiniones de la industria.

Además, se ha asociado con Oxford Economics, que tiene una experiencia significativa en el sector espacial y que proporcionará información adicional sobre la evaluación económica del sistema y los beneficios para la economía del Reino Unido.

“El estudio proporcionará una evaluación independiente sobre si es factible, desde una perspectiva de ingeniería, desarrollar SBSP a una capacidad operativa para 2050, lo que incluye considerar los costos de por vida y comparar SBSP con otras formas de energía renovable, para ver cómo funciona y cómo contribuiría en un  futuro mix de tecnologías de energía limpia”.

Martin concluyó: “La energía solar en el espacio tiene el potencial de contribuir sustancialmente a la generación de energía en el Reino Unido y ofrece muchos beneficios si se puede hacer práctico y asequible. Con experiencia en los sectores espacial, energético y aeroespacial, y un sólido conocimiento de las tecnologías SBSP existentes, sus méritos y madurez relativos, Frazer-Nash está bien situado para evaluar el potencial de este concepto”.

Visión independiente

El estudio proporcionará una visión independiente para el gobierno de la viabilidad de la ingeniería, los costos y los beneficios económicos de la energía solar basada en el espacio para el Reino Unido. También hay consideraciones sociales, políticas y regulatorias más amplias que no forman parte de este estudio y que deberían ser analizadas en el futuro.

Los beneficios potenciales que se atribuyen a la energía solar espacial son:

  • Fuente de energía limpia y sin carbono.
  • Niveles de gigavatios de energía de carga base, proporcionados las 24 horas del día, los siete días de la semana, los 365 días del año.
  • Costo de energía asequible para hogares e industria.
  • Suministro seguro.
  • Uso de tierra relativamente bajo (en comparación con el viento y la energía solar terrestre).
  • Buena integración con la red de distribución de energía existente.
  • Podría desarrollarse y ponerse en funcionamiento para 2050, a tiempo para hacer una contribución sustancial al objetivo Net Zero.
  • Período de amortización rápido del carbono frente al costo de fabricación y lanzamiento.

Algunos desafíos clave son:

  • La escala de la ingeniería, para construir un satélite de ese tamaño en órbita.
  • La economía: ¿puede realmente ofrecer el supuesto coste de energía nivelado?.
  • Regulación internacional del espectro de radiofrecuencia (RF).

Fuente: José A. Roca / El Periódico de la Energía,

Artículo de referencia: https://elperiodicodelaenergia.com/el-gobierno-britanico-explora-la-energia-solar-en-el-espacio/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de