Los expertos nacionales y extranjeros que integraban la delegación pertenecen al grupo de trabajo de desarrollo territorial de Partenalia, una red de administraciones de nivel intermedio -diputaciones, provincias o regiones- agrupadas en esta organización para impulsar el Pacto de Alcaldes. Este acuerdo compromete a los firmantes a impulsar acciones para, antes del 2020, reducir un 20 por ciento las emisiones de CO2 en sus respectivos territorios.

Propuestas sobre transporte sostenible

Representantes de diferentes diputaciones españolas y de regiones extranjeras como Gelderland (Países Bajos), así como de la Agencia Valenciana de la Energía y de la Agencia Provincial de la Energía de Alicante se han reunido durante dos días en Alicante para estudiar propuestas sobre transporte sostenible y energía renovable.

En este marco, una de las iniciativas analizadas ha sido el modelo del TRAM, tanto por la sostenibilidad de este medio de transporte, como por su compromiso con las energías renovables, materializado principalmente en la planta solar fotovoltaica instalada en los talleres de El Campello y que es la más extensa de FGV en la Comunidad Valenciana.

FGV inauguró en octubre de 2008 esta planta que el pasado año produjo 740.000 kilovatios/ hora. La eficiencia de este sistema se ha perfeccionado este año, y en septiembre de 2010 ya se había superado toda la producción del pasado año.

3.600 módulos solares

La planta consta de 3.600 módulos solares instalados en las cubiertas de las naves de los talleres del TRAM de El Campello. La superficie de la instalación es de 6.100 metros cuadrados. Otras instalaciones de FGV también tienen instalados sistemas fotovotaicos, por ejemplo, Valencia Sud tiene 4.900 metros cuadrados, los talleres de Naranjos tienen 3.600 y los talleres que FGV tiene en Machado tienen 3.100 metros cuadrados.

Para la instalación de las placas solares de El Campello fue necesaria una inversión de 3.822.791,22 euros. Estos paneles evitan la emisión a la atmósfera de más de mil toneladas de CO2 al año y suponen un ahorro de energético de cerca de 400.000 euros anuales, lo que posibilitará a FGV recuperar la inversión en el plazo de unos diez años, siendo la vida útil de las instalaciones de 25 años.

La iniciativa parte del decidido compromiso de FGV por la sostenibilidad y por las energías renovables. De hecho, FGV se ha adherido a la carta de sostenibilidad de la UTTP, al Decálogo de sostenibilidad y últimamente participa activamente en el Foro de la Sostenibilidad de las Empresas Ferroviarias.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de