El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) afirma que “En la medida que el consumo de energía por unidad de producto producido o de servicio prestado sea cada vez menor, aumenta la eficiencia energética“.
Para ello ha puesto en marcha distintas campañas de concienciación, planes y estudios que abarcan a los distintos sectores energéticos del país.

Desde el IDAE se considera que tanto la tecnología disponible como los hábitos responsables hacen posible un menor consumo de energía, mejorando la competitividad de las empresas y la calidad de vida personal.

El Consejo de Ministros aprobó el 20 de julio de 2007 el nuevo Plan de Acción para el periodo 2008-20012 de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética en España. El Plan generará un ahorro de 87,9 millones de toneladas equivalentes de petróleo (el equivalente al 60 por ciento del consumo de energía primaria en España durante 2006) y permitirá una reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera de 238 millones de toneladas.

Industria

El sector de la industria ha sido, tradicionalmente, el mayor consumidor de energía en España. Sin embargo, las medidas de ahorro y eficiencia que comenzaron a ponerse en práctica en los años 70 y la mejora en los procesos industriales a través de las nuevas tecnologías, unido al gran aumento de la movilidad de personas y mercancías, ha hecho que el transporte desbanque en consumo a la industria. No obstante, es el responsable del 31% del consumo de energía de nuestro país.

La actuación del IDAE en este sector se caracteriza por la financiación o participación en proyectos de ahorro y sustitución de combustibles. Así mismo, de forma pionera en nuestro país, se están llevando a cabo proyectos de cogeneración y trigeneración.

El transporte, el sector más consumidor de energía en España, alcanza un 36,2% del total nacional. Y el vehículo turismo se lleva aproximadamente el 15% de dicho total. Desde el instituto se realizan actividades y proyectos que promueven la eficiencia y la diversificación energética en la movilidad de personas y mercancías, sobre todo en el subsector de la carretera, con especial atención al consumo en el medio urbano.

Los edificios

Cada persona en su vida diaria es usuario de más de un edificio. Empezamos por nuestra propia residencia y el lugar de trabajo; pero también somos usuarios de otros como los que prestan servicios docentes, sanitarios, culturales, etc. En cada uno de ellos, para atender distintas necesidades como la calefacción, refrigeración, disponibilidad de agua caliente sanitaria, ventilación, iluminación… se consume energía. Pues bien, la suma de ésta representa en España el 20% del consumo de energía final, un porcentaje que tiende, además, a incrementarse.

Así, el IDAE ha decidido mejorar la eficiencia del uso final de la energía a través de la introducción de nuevas tecnologías, de energías renovables y pautas de consumo razonables.

Otro tanto ocurre en los servicios públicos, donde se engloban las diferentes acciones en materia de ahorro y eficiencia energética en el ámbito de la Administración Pública. En este sentido, el organismo firma acuerdos y convenios y realiza diferentes tipos de proyectos con el fin de cuantificar el consumo energético de las instalaciones y adoptar soluciones que contribuyan a su optimización. Así mismo, el Instituto lleva a cabo campañas de comunicación y difusión a través de publicaciones, jornadas de información y formación.

Agricultura y pesca

Se esta trabajando para implementar medidas de eficiencia energética a fin de reducir los impactos negativos que el aumento del consumo de la energía tiene en la actividad agrícola. Con este fin, se trata de implantar una serie de acciones claves que puedan tener un impacto directo y significativo en los índices energéticos del sector.

Estas propuestas pretenden el desarrollo de mecanismos de formación e información en eficiencia energética; la ejecución de un plan de modernización del parque nacional de tractores agrícolas que incluya criterios de eficiencia energética y la puesta en marcha de un conjunto de iniciativas normativas que favorezcan la implantación ó sustitución de sistemas de riego por otros más eficientes.

Además, se presta apoyo técnico y económico al proyecto Peixe Verde. El propósito final es que la pesca incorpore en su desarrollo y gestión criterios de eficiencia energética para su viabilidad, reducir emisiones contaminantes y mejorar su competitividad.

Transformación de la energía

Otro aspecto importante es el que atañe a la transformación de la energía y que abarca todas aquellas actividades consistentes en la conversión de energía primaria en energía final. Dentro de estas actividades se incluyen los sectores de refino de petróleo, la generación eléctrica y la cogeneración. Según los datos del IDAE, durante los últimos años el refino de petróleo únicamente ha incrementado su consumo energético un 0,9%, con un crecimiento experimentado en su producción del 2,2%, en línea con los objetivos de la Estrategia Española de Eficiencia Energética (E4).

Asimismo, la generación eléctrica ha verificado un incremento del 4% de su consumo propio en el periodo 2003-2005 debido a la baja hidraulicidad; no obstante se halla también en la senda de cumplimiento de los objetivos de la E4.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de