La secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Teresa Ribera, mostró hoy el “interés” de España por albergar la sede de la Agencia internacional de Energías Renovables, cuya reunión fundación se celebrarán el próximo en Bonn (Alemania).

“España tiene un gran interés. Es un hecho que le causaría una gran satisfacción, ya que se ha hecho una apuesta temprana por las energías renovables, y se ha ido diseñando un marco regulatorio muy propiciatorio para su desarrollo”, dijo tras inaugurar en Madrid la última conferencia preparatoria para la creación de la Agencia Internacional de Energías Renovables (International Renewable Agency, IRENA) en la que participan 150 países.

Ribera, que inauguró el acto junto con el secretario general de Energía, Pedro Marín Uribe, indicó que esta institución es “más que nunca necesaria” para poder invertir en un modelo energético distinto, “más descentralizado, dependiente de los recursos naturales del planeta y menos de unos cuantos proveedores”.

“Se trata de poner en marcha una iniciativa de cooperación internacional específica en materia de energías renovables que facilite la demandada transferencia de tecnología en la lucha contra el cambio climático. Uno de los motivos que hace que las renovables sean más caras que la energía convencional es que su demanda es más limitada porque se está empezando a explotar”, comentó.

Como objetivo principal esta agencia pretende alcanzar un uso general y sostenible de las renovables a nivel mundial, así como mejorar las condiciones políticas generales para las energías renovables, a través de una asesoría política concreta, el desarrollo de la transferencia de tecnología en esta materia, y el apoyo al desarrollo de competencias o “capacity building” en esta área. En lo que a asesoría política se refiere, está previsto que IRENA ofrezca sus servicios a solicitud de estados miembros.

“Aspiramos a que ésta sea una organización internacional lo más abierta posible. Por ahora, despierta interés en 150 países, y necesariamente tiene que trabajar de forma complementaria con otras instituciones, como la propia Agencia Internacional de la Energía, dependiente de la OCDE”, comentó Ribera.

La primera propuesta de creación de IRENA tuvo lugar en una conferencia de Naciones Unidas en Nairobi en 1981. En la pasada reunión preparatoria, celebrada en abril de 2008 en en el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores en Berlín, participaron hasta 170 participantes procedentes de 60 países.

“No sólo las energías renovables tienen un gran potencial para satisfacer las demandas de energía de nuestras sociedades sino que además lo hacen con efectos positivos adicionales muy notables, sobre todo en el aprovechamiento de los recursos locales, generación de empleo local y esto hace que resulte una opción muy atractiva para el mundo en desarrollo”, concluyó Ribera.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de