Adicionalmente, Martínez Ten ha repasado el desarrollo de la regulación de la energía nuclear y la protección radiológica en España durante los últimos seis años, periodo durante el cual ha estado al frente del organismo regulador.

Dentro de las labores de licenciamiento llevadas a cabo por el CSN durante los últimos seis años, la presidenta del organismo regulador ha destacado que, además de las prórrogas de las autorizaciones de explotación de la práctica totalidad de las centrales nucleares del parque español y la supervisión de modificaciones en ellas, se han abordado tareas referidas a las instalaciones del ciclo de combustible, a las instalaciones radiactivas de uso médico, industrial, comercial, o de I+D, entre otros.

Comportamiento de las centrales nucleares

Considerando los resultados del Sistema Integrado de Supervisión de Centrales (SISC) y teniendo en cuenta los sucesos notificados, la presidenta ha concluido que "el comportamiento del parque nuclear español durante 2010 y 2011 ha sido correcto, manteniéndose el 75% del tiempo en la situación básica de normalidad".

Durante 2010 y 2011, los ocho reactores notificaron 66 y 69 sucesos respectivamente, en su mayoría debidos a desviaciones operativas del sistema sin significación para la seguridad. Son los conocidos como nivel 0 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares de la OIEA. En 2010, sólo uno de los incidentes fue clasificado como "anomalía" o nivel 1, mientras que en 2011, los sucesos clasificados como nivel 1 fueron cinco.

A fecha de su comparecencia, el número de sucesos notificados en 2012 es de 41, 40 de ellos clasificados de nivel 0, y uno de nivel 1, correspondiente a la central nuclear Ascó.

Accidente en Fukushima Daiichi (Japón)

La presidenta del Consejo explicó con detalle el accidente ocurrido en la central japonesa en marzo de 2011, así como de las acciones nacionales e internacionales puestas en marcha para reforzar la seguridad de las centrales nucleares. En todo momento el CSN estuvo en contacto con los organismos internacionales, a través de su Sala de Emergencias y diseñó una política de comunicación interna con el objetivo de obtener información del suceso, analizar la evolución de los acontecimientos y dar traslado a las autoridades españolas, a los medios de comunicación, y a la opinión pública en general de toda la información disponible.

En el ámbito europeo, se coordinó una acción común para estudiar la seguridad de las centrales nucleares europeas. Así, el 24 de marzo del pasado año, el Consejo Europeo acordó poner en marcha unas pruebas de resistencia, a las que se sometieron los 134 reactores de la Unión Europea.

Las pruebas de resistencia, así como las revisiones entre pares posteriores, fueron una reevaluación de la seguridad de las centrales para comprobar que cumplen las condiciones de seguridad contempladas en las bases de diseño, con las que fueron construidas, identificar los márgenes de seguridad existentes más allá de dichas bases, y proponer acciones de mejora que den una mayor robustez al sistema de seguridad.

Tal y como ha explicado la presidenta, durante el año y medio que duró este examen, más de 500 personas en España han estado involucradas en un proceso llevado a cabo con la máxima transparencia.

Santa María de Garoña

Respondiendo al requerimiento de la Cámara, la presidenta ha explicado a los diputados el proceso de cierre y desmantelamiento de la central nuclear Santa María de Garoña (Burgos).

El pasado 6 de septiembre concluyó el plazo fijado por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo para que el titular presentara la solicitud de renovación de la autorización de la planta. Dado que la empresa propietaria no solicitó dicho permiso dentro del tiempo establecido y puesto que la autorización tiene vigencia hasta el 6 de julio de 2013, el CSN requirió al titular la presentación de los documentos asociados a la declaración de cese definitivo de la central, que fueron entregados el pasado 6 de noviembre.

En estos momentos, el CSN trabaja en su revisión y remitirá al MINETUR, durante el primer semestre de 2013, su informe sobre los límites y condiciones asociados a la declaración de cese de explotación.

El siguiente paso se producirá con la central parada, requiriendo una serie de actuaciones, contempladas en el Reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas, hasta declarar la autorización de desmantelamiento. Posteriormente, la central solicitará la autorización de desmantelamiento y, simultáneamente, se producirá el cambio de titularidad, tal y como recoge el Plan General de Residuos Radiactivos, pasando a ser propiedad de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).

Esta autorización será emitida por el MINETUR, y el proceso estará también sujeto a los límites y condiciones que el CSN establezca. Una vez finalizadas las actividades de desmantelamiento, el Ministerio emitirá la declaración de clausura, previo informe del CSN.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de