“No tenemos el control de la energía que consumimos, somos dependientes energéticamente, pero queremos vivir como si no lo fuéramos”, asegura Luis Suárez, presidente del Colegio Oficial de Geólogos.

Por ello, Suárez lamenta “la resistencia de la opinión pública a temas como la exploración marina de hidrocarburos o en el uso explotación de hidrocarburos no convencionales, mediante la técnica de fracturación hidráulica (fracking), que pueden ayudar a reducir esa dependencia”. Suárez aboga por “conjugar el desarrollo económico con una adecuada protección del medioambiente”. “La legislación medioambiental en la Unión Europea es lo suficiente restrictiva, para asegurar la protección del medio ambiente, por lo que su cumplimiento conllevaría la compatibilidad del impulso del desarrollo económico con la protección de medioambiente sostenible”, explica.

Mayor conocimiento de la geotermia

En ese sentido, el Colegio Oficial de Geólogos apuesta por impulsar desde las administraciones públicas,  las energías renovables y en especial la geotermia. “Existe mucho desconocimiento aún sobre los beneficios de la geotermia como energía limpia y renovable”, lamenta. Para ello el ICOG propone un mayor conocimiento del potencial geotérmico español mediante bases de datos públicas con información geocientífica de los recursos del subsuelo.

Asimismo apuesta por un marco “regulatorio propio, programas de I+D+i que desarrollen las técnicas de exploración y una mejor formación de los profesionales implicados como instaladores, técnicos o perforadores”.

Inversión en energías renovables

Por su parte, Jaume Margarit, director general de la Asociación de Productores de Energías Renovables (APPA) vaticina que en los próximos años se va a producir un incremento considerable de la energía mundial y que la demanda se va a trasladar a Asia. “La dependencia energética, ahora del 50%, se va a incrementar al 80%”, indica.

Con respecto a España, Margarit lamenta que las inversiones en energías renovables hayan desaparecido. “Solo con medidas eléctricas, no se puede competir”. Por tanto cree que es necesario apostar por la eficiencia energética y recuperar la inversión en renovables, ya que son “competitivas”. "La geotermia es, después del sol, la mayor fuente de energía que tenemos", concluyó.

¿Qué es la energía geotérmica?

La energía geotérmica es una energía limpia y renovable que aprovecha el calor del subsuelo para obtener energía en forma de calor de forma ecológica. Su utilidad va desde la producción de electricidad (energía geotérmica de alta temperatura o alta entalpía) hasta usos directos como calefacción y agua caliente sanitaria mediante bombas de calor (energía geotérmica somera).

Aunque las zonas de alta temperatura son escasas y se encuentra generalmente ligadas a regiones de la corteza terrestre altamente inestables, el desarrollo de nuevas técnicas ha permitido aprovechar recursos geológicos de media y baja temperatura para producir electricidad y calor, lo que ha llevado a esta fuente de energía alternativa a conocer un auge considerable en la última década a nivel mundial.

Sin embargo, donde la energía geotérmica goza de un mayor interés es en el uso residencial, ya que para este tipo de instalaciones no se requieren perforaciones profundas y su inversión puede amortizarse en pocos años. Este tipo de energía, conocida como energía geotérmica somera, se basa en instalaciones que, mediante bombas de calor, extraen o ceden calor al subsuelo, según se quiera obtener refrigeración o calefacción.

La energía geotérmica somera se puede usar tanto en edificaciones con grandes requerimientos energéticos hospitales, edificios de oficinas, bloques de viviendas, hoteles o facultades universitarias, como en construcciones con menos consumo de energía, como pueden ser viviendas unifamiliares, casas de campo y chalés. Asimismo, la geotermia se puede implantar incluso en edificios ya construidos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de