El grupo parlamentario de CiU defenderá hoy en la Comisión de Medio Ambiente, Agricultura y Pesca del Congreso una proposición no de ley con la que pretende que el Gobierno apruebe antes de finales de año con las comunidades autónomas un plan para sustituir en el plazo de tres años y de manera progresiva y definitiva las bombillas de filamento incandescente y otras de baja eficiencia por las de bajo consumo.

En el texto de la iniciativa, al que tuvo acceso Europa Press, CiU señala que, aunque a priori esta propuesta pueda parecer una cuestión de "poca trascendencia", lo cierto es que es importante "por razones ecológicas", puesto que adoptar esta medida supone un paso más para hacer frente al cambio climático. Las bombillas, que inventó Thomas Edison en 1879, emiten CO2 a la atmósfera de forma innecesaria.

El portavoz de Medio Ambiente de CiU, Pere Macias, reseña que si la mitad de las bombillas del mundo fueran sustituidas por lámparas de bajo consumo en 2030, se ahorraría cada año cinco veces el consumo anual de Australia, según un informe de la Agencia Internacional de la Energía.

En concreto, en España hay 350 millones de bombillas, unas 25 por hogar, las cuales consumen el 20 por ciento de la factura doméstica de electricidad. Por ello, CiU expone que si se sustituyesen todas las bombillas, se ahorrarían unos 10.000 gigavatios-hora cada año, un 3 por ciento de la electricidad que se produce en España al año. Una cantidad, precisa CiU, que equivale a 6,5 millones de toneladas de dióxido de carbono al año.

En este sentido, CiU recuerda que hace apenas un año, en el contexto del Debate sobre el Estado de la Nación, el Congreso aprobó una resolución que instaba al Ejecutivo a establecer medidas para la promoción y generalización del uso de bombillas de bajo consumo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de