Las crecientes demandas de electricidad de Bitcoin han atraído casi tanta atención como el valor salvajemente fluctuante de la criptomoneda, pero estimar exactamente cuánta electricidad usa la red de Bitcoin, necesaria para comprender su impacto y aplicar la normativa, sigue siendo un desafío. Ahora, un experto pronostica que la red Bitcoin podría consumir el 5% de la electricidad mundial si el precio de esta criptomoneda continúa aumentando de la manera en que algunos expertos lo han predicho.

En un artículo rigurosamente revisado por pares que cuantifica las necesidades energéticas de Bitcoin, publicado hace algunos días en la revista Joule, el economista financiero y especialista en blockchain Alex De Vries utiliza una nueva metodología para identificar dónde se dirige el consumo de energía eléctrica de Bitcoin y cómo de pronto podría estar ahí.

"Hemos visto muchos cálculos inversos, pero necesitamos más debate científico sobre hacia dónde se dirige esta red. En este momento, la información disponible es de muy mala calidad en general, así que espero que la gente utilice este documento como base para más investigación", dice De Vries, que trabaja en el Experience Center de PwC en Países Bajos y es el fundador de Digiconomist (@DigiEconomist), un blog que tiene como objetivo informar mejor a los usuarios de criptomonedas.

Sus estimaciones, basadas en la economía, ubican el uso actual mínimo de la red de Bitcoin en 2,55 gigavatios, lo que significa que usa casi tanta electricidad como Irlanda. Una sola transacción emplea tanta electricidad como utiliza un hogar promedio en los Países Bajos en un mes. Para finales de este año, predice que la red podría estar utilizando hasta 7,7 gigavatios, tanto como Austria y la mitad de un punto porcentual del consumo total mundial.

"Para mí, la mitad de un punto porcentual ya es bastante impactante. Es una diferencia extrema en comparación con el sistema financiero regular, y esta creciente demanda de electricidad definitivamente no nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos climáticos", dice. Si el precio de Bitcoin continúa aumentando de la manera en que algunos expertos lo han predicho, De Vries cree que la red algún día podría consumir el 5% de la electricidad mundial. "Eso sería bastante malo", dice.

Bitcoin depende de los ordenadores que sellan las transacciones de tiempo en una cadena continua para evitar la duplicación del gasto de monedas. Los ordenadores en la red realizan cálculos continuamente, compitiendo por la posibilidad, una vez cada 10 minutos, de ser nombrados para crear el siguiente bloque de transacciones en la cadena. El usuario del ordenador que gana recibe 12,5 monedas nuevas, un proceso conocido como "minería" de Bitcoin.

Pero todo el tiempo, incluso los usuarios que no ganan están gastando poder de cómputo. "Estás generando números todo el tiempo y estas usando máquinas para que empleen electricidad. Pero si quieres obtener una porción más grande del pastel, necesitas aumentar tu poder de computación. Así que hay un gran incentivo para que la gente aumente cuánto gastan en electricidad y en máquinas", dice De Vries.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de