Ha llegado el momento de buscar soluciones a la crisis económica a la que se enfrenta el mundo por el parón del COVID-19. Aunque la Unión Europea tiene claro que la solución es caminar hacia una economía verde, no está de más que lo apoye una coalición de líderes de grandes multinacionales del sector energético, industrial y financiero, además de la sociedad civil. La Energy Transitions Commission propone siete claves para ayudar a la recuperación de la mano de la descarbonización.

Son directores generales, presidentes y altos ejecutivos de 40 organizaciones, entre ellas Allianz, BP, Dalmia Cement, Iberdrola, Envision, el aeropuerto de Heathrow, HSBC, Orsted, Schneider Electric, Shell, SNAM, que piden a los gobiernos «que gasten los paquetes de estímulo económico de manera inteligente y que inviertan en la economía del futuro».

El informe 7 Priorities to Help the Global Economy Recover’, mientras se construye una economía más sana, más resiliente y de emisiones cero netas, explica cuáles son los sectores que hay que fomentar y cuáles son las razones para ello.

Energía verde, inversión masiva en energía renovable

Según el informe, con la demanda de electricidad creciendo rápidamente debido a la electrificación, este sector es la mayor oportunidad de inversión de la próxima década y tiene el potencial de crear más de 17 millones de empleos en todo el mundo para 2030 al tiempo que proporciona energía más barata para hogares y empresas, apoyándose en los datos de IRENA.

Los gobiernos deberían acelerar la inversión en generación de energía renovable, provisión de flexibilidad e infraestructura de red. Pueden lograrlo reduciendo el riesgo de la inversión privada a través de subastas, invirtiendo en redes de transmisión y distribución, y haciendo un seguimiento del proceso de proyectos en construcción.

Impulsar la construcción verde

Otro de los sectores estratégicos es la construcción. Se necesita un plan de inversión masivo para revitalizar la economía y que las personas vuelvan a trabajar.

La construcción también tiene la doble ventaja de ser intensiva en mano de obra y tener un efecto decisivo en muchos sectores industriales en su cadena de suministro (fabricación de equipos, acero, aluminio, cemento…).

Por eso, parte de esas inversiones debería destinarse a este sector clave en el uso de energía cuyo objetivo fuera reducir las emisiones de carbono. Y pone una cifra: para 2030 se requieren unos 50 billones de dólares, según los cálculos de New Climate Economy.

Se debe centrar en la modernización energética de los edificios públicos actualmente vacíos, luego en la modernización de edificios comerciales y residenciales, y en las nuevas construcciones de bajo consumo energético en los países urbanizados.

Más allá, los grandes proyectos de infraestructura centrados en nuevas redes de energía, transporte bajo en carbono, desarrollo digital y urbano estimularían la economía y mejorarían la calidad de vida en los países desarrollados y en desarrollo.

Fomentar el automóvil pero mantener la calidad del aire

Durante el confinamiento, los países y más aún en las grandes urbes han experimentado de primera mano y de manera dramática cómo se vive con aire limpio. Mientras tanto, el sector del automóvil se ha visto gravemente afectado por el estancamiento económico mundial.

Así que, para que se beneficien ambos dos, proponen incentivos como el desguace de automóviles y las ayudas para la compra de vehículos, con un mayor apoyo para los eléctricos y una eliminación gradual y rápida del apoyo para vehículos de combustión.

El apoyo financiero directo a los fabricantes de automóviles también podría estar sujeto a establecer una fecha de eliminación gradual para la producción de vehículos convencionales (idealmente a principios de la década de 2030) y centrarse en las inversiones necesarias para cambiar a la movilidad eléctrica.

También las ciudades también podrían desarrollar planes para vehículos de alquiler y de uso compartido, para proporcionar a sus ciudadanos opciones de movilidad y evitar ineficiencias relacionadas con la propiedad individual de vehículos privados.

Apoyo a los compromisos climáticos de las empresas

La segunda ola de apoyo económico de los gobiernos se centrará en la reconstrucción de las economías nacionales. Debería incentivar la transición a modelos empresariales más sostenibles y resistentes para fortalecer el tejido económico de cada país antes de las futuras crisis relacionadas con el clima.

Se deben incluir objetivos de descarbonización claramente definidos para 2030, en línea con un objetivo de emisiones netas cero para 2050, una obligación de revelar riesgos financieros relacionados con el clima a partir de 2021, y planes de inversión que demuestren cómo las nuevas inversiones contribuirán a la reducción de emisiones de las empresas trayectoria.

En sectores de alta emisión como el del automóvil, la aviación y la industria altamente intensiva en energía, se podrían desarrollar compromisos específicos en línea con los requisitos sectoriales hacia una transición baja en carbono.

Apoyo verde a actividades de bajas emisiones: hidrógeno, eficiencia…

Hay que promover el desarrollo y el despliegue de innovaciones que tengan el potencial de impulsar la competitividad de las economías nacionales y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Este es el caso de la producción de hidrógeno verde, combustibles con bajo contenido de carbono para la industria naviera y la aviación, materiales con bajo contenido de carbono (como cemento verde o acero verde), modelos comerciales circulares (en particular actividades de recolección y reciclaje de materiales usados), soluciones digitales para sistemas y eficiencia energética, entre muchos otros.

Acelerar la transición de la industria de los combustibles fósiles

A medida que el mundo avanza hacia una economía baja en carbono, es probable que la demanda de combustibles fósiles se reduzca. Esto, combinado con la caída sin precedentes de los precios del petróleo y el gas durante el mes pasado, ha abierto una ventana de oportunidad para que los gobiernos aceleren la transición de la industria de los combustibles fósiles.

Para los países importadores de energía, esto representa una oportunidad clave para eliminar las ayudas al consumo de combustibles fósiles, innecesarios en un período de precios bajos, y para aumentar los impuestos a los combustibles fósiles sin provocar aumentos significativos en los precios al consumidor. Esas reformas podrían proporcionar una fuente útil de ingresos fiscales en un período de alto gasto público anticíclico.

Para los países productores de petróleo y gas y las economías ricas en carbón, el estímulo fiscal podría invertirse de manera útil en una eliminación temprana de los activos menos competitivos, la diversificación de su economía y medidas de apoyo para los trabajadores y las regiones que se verán afectadas por la transición.

Evitar que el precio del CO2 no se desplome

A raíz de la crisis de COVID-19, los precios del carbono y las regulaciones que ya están vigentes podrían verse bajo un renovado ataque. El ETC (Erosion, Technology and Concentration Group) alienta a los gobiernos a mantenerse firmes: estimular la demanda en múltiples sectores de la economía será más eficaz para la recuperación económica y tendrá efectos económicos más duraderos que la desregulación.

Aunque algunos pueden percibir los precios y las regulaciones del carbono como un coste hoy en día, son herramientas políticas esenciales para construir una economía resistente y disminuir los riesgos de las principales crisis económicas relacionadas con el clima en las próximas décadas.

Fuente: Laura Ojea / El Periódico de la Energía,

Artículo de referencia: https://elperiodicodelaenergia.com/las-siete-claves-para-una-salida-verde-de-la-crisis-del-covid-19/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de